Ideal

Atracones dulces y salados, ¿cuál es menos recomendable?

Atracones dulces y salados, ¿cuál es menos recomendable?
  • Las ganas desenfrenadas de comer un tipo de alimento se traduce en una carencia de nuestro organismo

La ansiedad y los horarios descontrolados pueden llevarnos a darnos algún que otro atracón del que después nos arrepentimos. Algunas personas se decantan por los dulces y otras por los alimentos salados, aunque muchos desconocen cuál de los dos tipos de atracón es peor.

Todos sabemos que la sal es mucho más perjudicial que los hidratos, sin embargo, no es la única causante de problemas de salud como la obesidad o el colesterol. Aunque tiene más calorías que los carbohidratos, sus minerales son necesarios para nuestro organismo, por lo que debemos consumirla en cantidades adecuadas. De la misma forma, es necesario consumir hidratos para tener energía en nuestro día a día.

En cuanto a los atracones, siempre responden a una carencia. Si tenemos muchas ganas de comer algo en concreto es que nuestro cuerpo nos está pidiendo algo.

- Chocolate. Si siempre queremos consumir este producto es más que probable que a tu cuerpo le falte magnesio.

- Dulces. Cuando queremos saborear de forma compulsiva otros dulces puede que estemos experimentando cambios en los niveles de azúcar en sangre.

- Aperitivos salados. El estrés es una de las causas más comunes de que nos apetezcan este tipo de alimentos.

- Carne roja. El deseo irrefrenable de comer carne roja puede deberse a la deficiencia de hierro.

- Queso. La falta de ácidos grasos Omega 3 puede provocarnos ganas de comer queso todo el tiempo.

Para evitar cualquier tipo de atracón debemos sustituir el alimento perjudicial por otro que nos aporte los nutrientes de los que carecemos.