Ideal

¿Quieres ir gratis al Salón Erótico de Barcelona?

¿Quieres ir gratis al Salón Erótico de Barcelona?
  • A cambio de voluntariado gratuito ofrece acceso a la feria, comida y... sugerentes vistas. Ha habido una avalancha de peticiones

Personas mayores de edad, inteligentes, inquietas y resolutivas sin límitación por su fecha de nacimiento. Si cumples estos requisitos, o crees cumplirlos, podías envíar tu solicitud para trabajar como voluntari@ en el Salón Erótico de Barcelona Apricots, una feria que ofrecerá todo lo que podamos imaginar en relación a su nombre entre el 6 y el 9 de octubre en el pabellón olímpico de Vall d’Hebrón. Si finalmente te decides y si además superas el proceso de selección, deberás realizar tareas bien en taquillas, bien en la zona de restauración, bien en comunicación y marketing. Según tus aptitudes. Por supuesto no cobrarás por ello, no olvides que eres voluntario, y lo que recibirás a cambio será el acceso gratuito al certamen –¡faltaría más!– y la comida. Y sí, que sí, también eso en lo que estás pensando: la posibilidad tentadora de alimentar tus más íntimas fantasías ante las espléndidas vistas de los cuerpos de los más de 170 artistas nacionales e internacionales que se mostrarán durante esos cuatro días. Chicos y chicas. Heteros y homosexuales.

La muestra llega a su edición número 24 en plena forma y con el convencimiento de haberse convertido en «el principal certamen» del mundo dedicado al sexo, según declara Juli Simón, su director. Surgió en 1992 con otro nombre, Festival Internacional de Cine Erótico de Barcelona (FICEB). En 2010 adoptó su denominación actual, porque «hubo una transformación radical en el sector y se dejaron de hacer ‘películas’ para realizarse ‘escenas’ para internet. Ya no tenía sentido seguir usando la palabra ‘cine’», razona Simón.

De hecho, el salón es ya un complejo conglomerado que va mucho más allá de la exhibición de imágenes animadas. En este amplio mercado pueden encontrarse expositores de productoras de películas, de ropa íntima, de mobiliario para practicar sexo, de compra-venta de bragas sucias (sic) y hasta dieciséis escenarios diferentes donde los y las mejores artistas del momento ofrecerán espectáculos eróticos, lésbicos, porno, de striptease... En su extenso listado de actividades el certamen también contará con una escuela de sexo, un besódromo, lucha en barro, un área gay y otra de sexo tántrico, una práctica que trata de valorar cada beso, caricia y abrazo de y a la pareja sin perseguir el orgasmo en sí mismo como objetivo principal. «Se trata de disfrutar de cada momento del sexo como si de una danza se tratase, lo que puede proporcionar no uno sino múltiples orgasmos», puede leerse en algún manual sobre el mismo.

El salón contará este año con cerca de 90 expositores y espera superar la cifra de 21.000 visitantes, según la organización. Pero el reclutamiento de voluntarios no es cosa suya. Ha sido Apricots, la marca que patrocina y da apellido a la feria desde el pasado año, la que ha abierto esa convocatoria para la inmediata edición. Apricots (albaricoques en inglés) es «una agencia de chicas de compañía que sueña con revolucionar el sector del sexo de pago», según la carta de presentación que figura en su página web. Para cubrir sus tareas en el Salón Erótico de Barcelona ha abierto una convocatoria para empleados remunerados y otra para voluntarios. «De ellos nos interesa que sean personas despiertas, inteligentes y resolutivas», detalla Lidia Mariotti, responsable de comunicación de la firma. Hasta ayer mismo habían recibido cerca de 150 solicitudes para una bolsa final de entre 15 y 20 voluntarios. Ante esta «avalancha», Apricots ha decidido adelantar a hoy el cierre del plazo de peticiones, inicialmente previsto para el próximo día 22. A partir de mañana se iniciará el proceso de selección, que se extenderá durante una semana. «Valoraremos las aptitudes, inquietudes y voluntad de dar apoyo real y aprender de los solicitantes», añade Mariotti.

¿Y no temen que entre tanto interesado pueda colarse algún indeseable? «Somos conscientes de que el mundo está lleno de todo tipo de gente. Para eso está el proceso de selección».

Un guiño de humor

La presentación que de sí misma hace Apricots en su cuenta de Twitter no puede ser más nítida respecto a su principio programático: «No creemos en el amor a primera vista pero sí fo... en la primera cita». ¿Quién podría definirlo de forma más directa? Lidia Mariotti dice que se trata de un guiño de humor. «Como el nuestro es un sector con muchos estigmas y abierto a críticas constantes, creemos que siendo transparentes y usando un tono fresco y natural llegaremos mejor y a más gente. No ocultamos nada». Paralelamente, esta empresa aboga por lo que llama «prostitución ética». «La transparencia, legalidad y respeto por las chicas son los tres pilares de nuestra filosofía. Luchamos contra cualquier forma de abuso sexual, maltrato de género y la trata de personas».

El soporte de esta marca, junto a los expositores y negocios que se exhiben en el certamen, resulta fundamental para la supervivencia del salón. «No contamos con ninguna ayuda pública, ni directa ni indirecta a través de ayudas fiscales. En el año 1992 todos los festivales de cine españoles recibían subvenciones, pero a nosotros se nos negó y tuvimos que inventarnos un evento de este tipo como fórmula para financiarnos», relata el director de la muestra, Juli Simón, con un poso de denuncia reivindicativa.

Casi todos los detalles están dispuestos a tres semanas de la apertura del certamen. Y en apenas unos días los voluntarios elegidos conocerán que lo han sido. Ya sabes. ¿Eres mayor de edad?, ¿te crees inteligente y eres una persona inquieta y resolutiva? ¿Quieres además regalar una oportunidad única a tus ojos y a tus fantasías eróticas? Pues apúrate. El plazo concluye hoy. Aún estás a tiempo.