Ideal

Tu mascota también sufre depresión postvacacional

Tu mascota también sufre depresión postvacacional
  • Decaimiento, apatía, inapetencia o hiperactividad son algunos de las alteraciones que pueden sufrir las mascotas por los cambios de rutina

El fin de las vacaciones no solo es duro para los seres humanos. El cambio de lugar y rutinas también altera, y mucho, a los animales. Decaimiento, apatía e incluso pérdida de interés por actividades con las que antes disfrutaba son algunos de los síntomas de la depresión postvacacional que puede afectar a las mascotas, según la plataforma AnimalClan, que señala que los animales también pueden mostrar inapetencia o problemas de control de esfínteres, hiperactividad o movimientos repetitivos e, incluso, darse a la fuga por el estrés que padece.

Los animales que pasan por este proceso reclaman atención constante y compañía con gemidos y llantos; el caso puede ser grave, por lo que si el animal se ve ansioso ante la ausencia de su propietario quizá haya que consultar al veterinario.

¿Cómo evitar situaciones así? Según los expertos, lo mejor es introducir los nuevos hábitos de forma periódica, modificando modificando de forma paulatina los horarios y actividades diarias de nuestra mascota. Eso requiere también dedicar tiempo a los paseos y los juegos, disminuyendo la duración de las sesiones. Otro truco es distribuir la ración de alimento de nuestro animal en varias tomas al día, para evitar largos tiempos de inactividad.

Con todo, si en un plazo razonable la conducta del animal no cambia, lo mejor es ir al veterinario, ya que esos síntomas pueden provocarlos otras causas.

Los gatos son muy sensibles a los cambios, mucho más que los perros. No obstante, algunos especialmente delicados también pueden verse afectados, tanto a nivel físico como psicológico. En todo caso, mucho mimo y paciencia.