Ideal

El grave peligro que esconden los muebles baratos de moda

El grave peligro que esconden los muebles baratos de moda
  • Pueden llegar incluso a ser mortales

Un grave peligro acecha en las casas modernas por culpa, entre otras cosas, de las modas en decoración y las tendencias en muebles baratos. Y es que hace 30 años, cuando se producía un incendio en una vivienda había, por norma general, un margen de unos 17 minutos para escapar antes de que ardieran todos los utensilios del hogar y, por tanto, desaparecieran las posibilidades de sobrevivir al humo, a la alta temperatura y las llamas; en la actualidad ese tiempo se ha reducido a menos de 10 minutos.

Así se desprende de un estudio de la consultoría de seguridad en el hogar 'Rossen Reports', que ha construido dos hogares distintos, uno de los años 70 y otro equipado con muebles actuales', y les ha prendido fuego para estudiar el comportamiento de las llamas.

En la casa más moderna el fuego pasa del sofá a la lámpara rápidamente y termina calcinando mesas y sillas junto a la mesilla del café. En menos de 3 minutos las llamas ya alcanzaban al techo. En la casa más antigua ese tiempo fue mucho mayor.

La explicación recae, según los bomberos que colaboraron en el experimento, en que los muebles actuales no se fabrican con maderas puras, sino con conglomerados que cuentan con añadidos sintéticos que son fácilmente inflamables. Lo mismo ocurre con alfombras y otros plásticos presentes en elementos como lámparas o adornos.

“Los materiales sintéticos arden con mucha más facilidad que los materiales naturales”, explica el experto en seguridad en el hogar John Drengenberg. “El sofá es sintético, al igual que los almohadones o las cortinas o la alfombra”.

Los resultados de la habitación más antigua son claramente distintos: el sofá tardó unos 15 minutos en tener llamas que venían de la almohada en la que se originaba el incendio. En total, pasaron más de 30 minutos hasta que se produjo el mismo resultado que en 3 minutos de una habitación con muebles actuales.

El experimento, eso sí, ha sido realizado en Estados Unidos. Aunque en Europa se siguen las mismas tendencias, habría que valorar cuál sería el resultado de un estudio así con las modas de decoración y fabricación presentes en el viejo continente.