Ideal

¿Por qué tenemos legañas al despertarnos?

¿Por qué tenemos legañas al despertarnos?
  • Las sustancias que las forman tienden a acumularse durante las horas de sueño

Las legañas configuran una de las principales defensas oculares. Se trata, en resumen, del resultado del endurecimiento de un gel secretado por las glándulas de Meibomius que se encuentran en los párpados, el meibomio, un fluido que atrapa partículas externas y células epiteliales muertas para evitar que entren en los ojos.

Este fluido se secreta durante todo el día, algo que permite mantener la humedad de forma permanente, pero curiosamente es tras haber dormido cuando se acumula mayor cantidad de legañas en los ojos. Esto puede deberse a dos razones en particular.

La primera es cuestión de temperatura. Durante el sueño o situaciones de máximo relajamiento, la temperatura corporal tiende a disminuir. Esta bajada es la que facilita que la mucosa secretadas por las meibomias se endurezca con mayor rapidez y se acumule.

La segunda se debe a la relajación muscular que se produce durante el sueño. Este hecho acelera la secretación de mucosa, cubriendo a los ojos de más meibomio de lo habitual que, al enfriarse, se acumula entre las