Ideal

El ser humano no está hecho para ser fiel

El ser humano no está hecho para ser fiel
  • El 54% de los hombres y el 34% de las mujeres admiten ser muy felices en su relación, a pesar de que engañan a sus parejas

Aunque el amor sigue siendo un concepto idealizado y la fidelidad es, para la mayoría, la base de una relación feliz, lo cierto es que el ser humano no está hecho para ser fiel. Así lo demuestra un estudio, que ha determinado que la fidelidad no es algo intrínseco, sino que se adquiere de forma voluntaria.

La antropóloga y autora de este estudio Helen Fisher asegura que el 54% de los hombres y el 34% de las mujeres admiten ser muy felices en su relación, a pesar de que engañan a sus parejas. Según esta científica, existe en el ser humano desde la prehistoria una necesidad de transmitir el ADN y de reproducirse, por lo que su comportamiento sexual es igual al del resto de mamíferos.

Pero el hombre no es el único que tiene la necesidad de ser infiel, según el estudio, un 26% de las mujeres en España admiten haber recurrido a una tercera persona en el tema sexual. Y es que, tal y como afirma Fisher, una vez superado el periodo de cría y se ha asegurado la supervivencia, el ser humano está preparado para cambiar de pareja.

En definitiva, la científica achaca la infidelidad a la biología del ser humano y la fidelidad a la cultura, religión y creencias que adquiere a lo largo de su vida. Se trata de “una construcción social para poder garantizar un orden. Somos infieles y nuestra capacidad para aguantar un tiempo con otra persona es limitada”, asegura Pere Pont, psicólogo y director del Institut d’Estudis de la Sexualitat i la Parella.

“La infidelidad siempre ha existido, pero hoy es muy, muy fácil llevarla a cabo. Y además, existe una sobreoferta sexual”, añade el psicólogo.