Ideal

Por qué nunca deberías ponerle limón a un refresco

Por qué nunca deberías ponerle limón a un refresco
  • Una investigación corrobora la presencia de bacterias infecciosas en una veintena de muestras tomadas de restaurantes y pubs de Estados Unidos

Un estudio publicado por el ‘Journal of Enviromental Health’ asegura que la habitual rodaja de limón que acompaña a los refrescos que se suelen tomar en la calle no es el acompañante ideal. Así lo explican tras la recogida y análisis de más de una veintena de rodajas de limón en restaurantes y pubs. En ellos se encontraron “una gran cantidad de microbios”.

Según los expertos, las bacterias acechan directamente al limón y tienen capacidad para causar enfermedades altamente infecciosas.

Así lo confirma el profesor clínico de microbiología de la Universidad de Nueva York Phillip Tierno. El docente recuerda que “las rodajas se cortan, se manosean y luego se colocan en un recipiente. Después suelen situarse en el borde del vaso donde otras personas han bebido y han pasado otras salivas”.

Lo cierto es que por ahora no se ha encontrado caso de personas que padezcan infección alguna relacionada con este motivo. Se propone como alternativa el cortar las rodajas al momento y evitar recipientes así como dejarlas preparadas para el día siguiente.