Ideal

«Usted quédese quieto, don Emilio, esto es un atraco»

«Usted quédese quieto, don Emilio, esto es un atraco»
  • «Me di la vuelta y me topé con dos enmascarados armados. Uno de ellos entró en la oficina bancaria y el otro se quedó junto a mí… apuntándome», narra el juez Calatayud

Buenas, soy Emilio Calatayud. Decíamos ayer que chocheaba y eso se traduce en que, a veces, me da por contar batallitas de ‘abuelo cebolleta’ -aunque todavía no soy abuelo-. Me viene ahora a la memoria un episodio que me ocurrió en Granada hace ya unos cuantos años. Me iba a ir de vacaciones a Ruidera, Ciudad Real, y fui a sacar dinero a un cajero automático que estaba empotrado en la pared de una oficina bancaria -es que antes usábamos el dinero al contado, no como ahora, que pagamos con el móvil-. Yo había terminado ya y estaba esperando el papelillo que te informa del saldo cuando escuché que se acercaba una moto. Me di la vuelta y me topé con dos enmascarados armados...

Puede leer el artículo completo en 'El Blog del Juez Calatayud'.