Ideal

¿Cuántas veces debes comer al día para perder peso?

¿Cuántas veces debes comer al día para perder peso?
  • Según los expertos, lo mejor es investigar qué método se ajusta más a nuestras necesidades y a nuestro cuerpo

Acabado agosto, muchos empiezan a arrepentirse de esas comilonas veraniegas que les han hecho ganar algunos kilos de más y deciden empezar una vida sana y equilibrada, empezando por la dieta. Algunos piensan que comer menos es la solución para perder peso y no tienen claro cuántas veces deben comer al día para conseguir su propósito. En este sentido, lo mejor es investigar qué método se ajusta más a nuestras necesidades y a nuestro cuerpo.

Cinco comidas

Aunque últimamente se recomienda hacer cinco comidas al día, lo cierto es que debemos adaptar las cantidades y elegir alimentos saludables para que este método nos funcione. Estas cinco comidas son recomendables para personas activas y con el metabolismo rápido, porque queman muchas calorías a lo largo del día. Los niños también deben comer cinco veces, porque su ritmo de vida suele ser muy ajetreado.

Tres comidas

Por el contrario, las personas sedentarias y tranquilas necesitan comer menos veces. Lo recomendable para ellas es comer tres veces al día, aunque siempre teniendo en cuenta que deben ser completas y equilibradas. La digestión de cada una de ellas debe haber terminado cuando empieza la siguiente y, deben consistir en vegetales crudos y cocinados, grasas saludables, proteínas e hidratos ricos en fibra.

Dos comidas

Algunos nutricionistas son partidarios de realizar dos comidas muy completas y respetar el ayuno durante 16 horas al día. Además, si seguimos este método debemos evitar comer antes de dormir. No obstante, este método no está recomendado para niños, adolescentes, embarazadas o para personas con problemas de salud.

Recomendaciones

En cualquier caso, debemos beber agua en ayunas y antes de cada comida, olvidarnos de los productos light y de los alimentos procesados y optar por los naturales. También debemos eliminar el azúcar, las harinas refinadas y las grasas saturadas de nuestra dieta, evitar el alcohol, los zumos y los refrescos y decantarnos por superalimentos como aceite de coco, o de oliva. Además, debemos masticar bien y no obsesionarnos con la dieta.