Ideal

¿A quién ayudarías antes?

¿A quién ayudarías antes?
  • Un experimento deja solos en un parque a dos menores, un perro y un gato, y el resultado es...

¿A quién ayudarías antes? Esto es lo que pretende resolver un polémico experimento social realizado por el 'Daily Mail' en un parque de Washington Square, en Manhattan (Nueva York). En el mismo se deja solos a un niño, una niña, un perro y un gato en un parque con el objetivo de comprobar cuál es la reacción de los transeúntes. Todos ellos eran grabados por cámaras ocultas.

El resultado es sorprendente y ha causado una fuerte controversia en las redes sociales. Tanto la pequeña como el can y el felino reciben la atención de los viandantes sorprendidos al verles sin compañía. Sin embargo, en el caso del niño nadie le ayuda, a pesar de que lo pide abiertamente.

El pequeño, llamado Sam y de 6 años, estuvo solo y desatendido durante más de 45 minutos. Estaba sentado y nadie le prestó la más mínima atención. En el vídeo se le puede escucha pidiendo "ayuda". Pero todo es en vano. Nadie rompe su soledad.

Por contra, la primera que atrajo la atención de una viandante fue Carly, la niña, de 6 años, que después de tres minutos asegurando estar perdida frente a un árbol ya estaba manteniendo una conversación con una mujer que le preguntó dónde estaba su madre. El perro, por su parte, fue atendido en tan sólo cuatro minutos. Se ve que Charlie también tuvo suerte. En cuanto al felino, llamada Sra.Parberry, que está dentro de un maletín, también logra la atención de los transeúntes. En tan sólo diez minutos, una mujer se agacha para observar si realmente es un animal lo que hay en el interior.

Además, a los responsables del experimento social les ha sorprendido que todas las personas que pararon en algún momento a atenderles y trataron de ayudar eran mujeres.

"No estoy sorprendida de que nadie pare. Esto es Nueva York y la gente está ocupada. Están inmersos en sus pensamientos o con su teléfono", ha afirmado la madre de Sam al finalizar el proyecto.

Se da la circunstancia de que la mujer que asistió al canino sostuvo ante las cámaras que "haría lo mismo si viese a un niño perdido", cuando en realidad el pequeño Sam seguía sentado solo a unos pocos metros de distancia. La viandante que ayudó al gato alegó que hacía "mucho calor", y que por ello no podía dejar al felino dentro del maletín.