Ideal

10 consejos para que la operación bikini no sea un suplicio

10 consejos para que la operación bikini no sea un suplicio
  • Hay que comer poco y varias veces al día, y no obsesionarse con la báscula

Llega el verano y la ropa sobra. Muchos tienen prisa por adelgazar pero no hay que obsesionarse. Liberarse de unos kilos es posible con método si bien hay que tratar de huir de dietas milagro. La operación bikini no se puede convertir en un suplicio.

Para adelgazar “necesitamos disminuir lo que ingerimos, aumentar lo que quemamos, eliminar más o cambiar el modo en el que nos alimentamos”, aconseja la farmacéutica Meritxell Martí que en el libro ‘Vivir sano, sentirse bien’ recoge consejos para reducir la “sensación de hambre” con alimentos que llenan y son buenos para el estómago como el mango africano, la pasiflora o el azafrán.

Martí, que es bloguera especializada en salud y belleza, da diez consejos cara al verano para que la operación bikini no se convierta en un calvario.

1. Controlar nuestra alimentación. Es aconsejable anotar en una libreta o cuaderno todo aquello que se coma y, a ser posible, la cantidad exacta de alimentos y calorías ingeridos. De este modo, sabremos qué días hemos abusado y comido de más.

2. Establecer metas razonables. No se puede pretender perder en la primera semana 10 kilos pues, tarde o temprano, nos entrarán ganas de abandonar nuestra lucha al ver la meta a una distancia muy lejana. Sin embargo, si se establece una primera meta de unos 3 kilos, lograremos alcanzar nuestro objetivo con mayor facilidad. Debemos ir poco a poco.

3. Comer sano. Cuando se quiere adelgazar, se tiende a seguir lo que se llama como “dietas locura”, dietas exageradamente bajas en calorías. Esto ocasiona un aumento del estrés y de la ansiedad por la comida, pues son dietas que únicamente se aguantan unos pocos días antes de dar paso a los atracones.

4. Seguir una dieta baja en calorías. Es imprescindible comer de todo y hacerlo, además, de forma muy equilibrada, aunque siempre se deben eliminar los alimentos altos en calorías. Lo ideal para adelgazar de manera saludable es seguir una dieta compuesta por hidratos de carbono, grasas y proteínas.

5. Comer poco y varias veces al día. Con este método, lograremos que nuestros niveles de azúcares en sangre se mantengan estables.

6. Hacer ejercicio. Es muy importante salir de nuestra zona de confort y no hacer siempre los mismos ejercicios. Debemos esforzarnos día tras día y probar cosas nuevas, realizando actividades que requieran esfuerzo físico, aunque sin sobrepasarse.

7. Pedir ayuda. No está de más aplicar los consejos y recomendaciones de un experto.

8. Intentar no comer con “los glotones”. “¿Cómo no voy a picar de la cena de los niños, si está tan buena y yo estoy cenando una triste lechuga?”. Debemos evitar caer en las tentaciones y tener fuerza de voluntad.

9. Ir preparados a las comidas sociales. Las reuniones entre compañeros de trabajo o amigos se convierten en un grave problema. Lo ideal para no sobrepasarnos en este tipo de comidas es no acudir a ellas con el estómago vacío. Minutos antes de acudir a la cita, podemos comer unos trocitos de manzana con un vaso de agua, por ejemplo. Pedir alimentos con menos grasas e hidratos de carbono o evitar los postres, pueden servirnos también de gran ayuda.

10. No obsesionarse con la báscula. Pesarse a diario es lo peor que uno puede hacer pues, si no se ha bajado de peso, el estrés y la frustración se adueñarán de nosotros.