Ideal

Los deberes escolares, ¿tareas para padres o para hijos?

Los deberes escolares, ¿tareas para padres o para hijos?
  • Los errores más comunes en los que caen las familias cuando tratan de ayudar en las tareas de formación a los más pequeños

El debate sobre si los alumnos de colegios e institutos deben llevar tareas a casa, cuántas y de qué importancia, está más vivo que nunca. Un alto volumen de deberes escolares modifica los horarios de la casa e implica a los padres. ¿Hasta qué punto hay que implicarse? Algunos expertos son tajantes: hay que desvincularse de los deberes escolares que han de hacer los chavales.

“Hacer de forma cotidiana los deberes con ellos es un hábito perjudicial, no solo para el niño, sino también para los padres”. Así lo explica la psicóloga infantil Silvia Álava en su libro ‘Queremos que crezcan felices. De la infancia a la adolescencia (de 6 a 12 años)’.

Las madres y los padres pueden ayudar ante una duda, acompañar en los ratos de asueto durante la tarde de trabajo, o poner un tiempo límite para los deberes. Sin embargo, a la hora de ayudar a sus hijos en sus obligaciones de formación, los errores más habituales en las que caen las familias son:

1. Los estudios y las notas preocupan más a los padres que a los hijos. Con esta actitud, los pequeños no están asumiendo sus obligaciones.

2. Los padres piensan que pasan tiempo con sus hijos mientras le ayudan en los deberes. Un niño reclama, constantemente, la atención de los mayores, pero ésta debe prestarse después de que se hayan cumplido con todas las obligaciones.

3. Los niños tienen una alta carga de actividades extraescolares, lo que hace que tengan menor tiempo de distracción y ocio. Siempre deben tener un tiempo para jugar todos los días, aunque sean unos minutos.

4. Es un error pensar que cuántas más horas le dedique el niño a los deberes, más le cunde. No sirve de nada estar sentados tres horas con el pequeño si únicamente media hora ha sido productiva.