Ideal

España se convierte en el destino favorito de la beca Erasmus

España se convierte en el destino favorito de la beca Erasmus
  • Todos los jóvenes que disfrutan de un Erasmus vuelven a sus países más seguros y más tolerantes hacia otras culturas y más curiosos y con más posibilidades de resolver problemas

España es el país más demandado en el programa Erasmus, y también el que más estudiantes desplaza a otros países. Un "pasaporte" con el que se han movido en sus casi 30 años de vida más de medio millón de españoles por Europa y que se extiende ahora a casi todo el mundo, incluida América Latina.

"No se puede entender Erasmus sin España, y España no se puede entender en el campo de la internacionalización de la educación sin Erasmus", destaca el director del Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE), Pablo Martín González.

Y esa, la dimensión internacional, es, subraya Martín, la gran novedad de la actual convocatoria: la posibilidad de enviar y recibir estudiantes y docentes de casi todo el mundo, salvo Irán, países del Golfo, Suiza y Andorra.

Para ese capitulo, España, que dispone de un presupuesto de 13,8 millones de euros en 2016 para movilidad fuera de la UE, ha recibido solicitudes por importe de 42,7 millones, precisa el director de la SEPIE, al destacar que las universidades españolas están en el "top ten" de las solicitadas, con la de Granada a la cabeza.

Con el lema "cambiando vidas, abriendo mentes", el programa Erasmus cumplirá tres exitosas décadas en el año 2017, y a fecha de hoy son 3,3 millones los europeos que han aprovechado esa plataforma para ampliar estudios y experiencias en otros países de la UE.

Ahora se llama Erasmus+, ya que aglutina ocho programas diferentes, además del más conocido que se centra solo en el ámbito universitario y que presta su nombre a todo el conglomerado.

Con una dotación de 14.700 millones de euros financiados por la Comisión Europea (CE) para el periodo 2014-2020, Erasmus+ se dirige también a la educación escolar, a la formación profesional, a la educación de personas adultas y al deporte, y abarca la tradicional movilidad de alumnos y profesores, así como la cooperación a nivel estratégico de instituciones y el fomento de la creación de instrumentos innovadores.

Así, además del Erasmus propiamente dicho, Erasmus+ integra a Comenius (educación escolar), Erasmus mundus (para máster), Leonardo da Vinci (formación profesional), Grundtvig (aprendizaje de personas adultas), La Juventud en Acción (aprendizaje informal de los jóvenes), Jean Monnet (estudios europeos) y Deportes.

El presupuesto global para España en 2016 es de 128,35 millones de euros, lo que supone un 3,22 % más con respecto al año anterior, y con la prioridad de tratar de promover la participación de personas en situaciones desfavorecidas.

En definitiva, se trata de "difundir la idea de Europa por todo el mundo, mejorando lo que es la educación, la formación, y teniendo en cuenta los objetivos de mejora de la empleabilidad, reducción de la tasa de abandono escolar y el aumento de titulados de educación superior", según el director de la SEPIE, quien en su juventud disfrutó de un Erasmus en Poitier (Francia).

Martín suscribe punto por punto un informe de la CE que afirma que estudiar en el extranjero con una beca Erasmus, además de ser una experiencia enriquecedora a muchos niveles, ayuda después a los jóvenes en el mercado laboral, ya que reduce a la mitad sus probabilidades de estar parados durante un largo periodo de tiempo y aumenta la posibilidad de ocupar puestos directivos en las empresas.

Medir la amplitud de ese "innegable" impacto en la sociedad española es uno de los objetivos de Pablo Martín, quien se puso al frente de la SEPIE coincidiendo con la entrada en vigor del Erasmus+, el actual y ambicioso formato del programa de ayudas europeas a estudiantes, docentes e instituciones educativas.

Otro objetivo es digitalizar el servicio para agilizar las gestiones y difundir, aún más si cabe, el enorme abanico y posibilidades que el Erasmus+ abre a la formación de todos.

Aparte, el Ministerio de Educación español financia el programa Erasmus.es para universitarios y estudiantes de FP.