Ideal

Cataluña plantea que se pague por buscar setas

Una aficionada recoge setas.
Una aficionada recoge setas. / D. Uriel
  • El 67,2% de los catalanes, favorables a esta medida, según un estudio de la Generalitat, que busca conseguir beneficios del incremento "desmesurado" de practicantes de esta actividad

Un 67,2% de la población catalana acepta que se regule la actividad de búsqueda de setas y se pague por recolectarlas, según datos del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat.

Según ha informado hoy el departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural, una de las cuestiones que se preguntan en la última oleada del CEO, el centro que hace las encuestas públicas de la Generalitat, es relativa a qué modelo de gestión se ha de aplicar en la recolección de setas. Según los resultados de esta encuesta, en Cataluña hay 1.212.856 personas aficionadas a buscar setas, que representa un 23% de la población. De estos, los que se consideran como buscadores habituales, los que van más de una vez cada temporada, son el 83,50%, el 19,20% de la población total.

El 67,20% de la población, tanto los que son aficionados a la recolección como los que no lo son, están a favor de la regulación de esta actividad por parte de la Generalitat.

Según la encuesta, la población entiende que se debe regular la actividad de recolección de setas y un 77,10% está de acuerdo en que se debería pagar por recoger setas sólo si el dinero se invierte en los mismos bosques.

En cuanto a los propietarios de los bosques, el 54,6 % está de acuerdo en que los propietarios que permiten la recogida de setas en su bosque deberían ser recompensados. Asimismo, el 68,5 % están de acuerdo en que se debe tratar diferente a los recolectores de setas comerciales que a los que recogen para consumo propio.

No genera beneficios

La Generalitat se está planteando regular esta actividad desde hace varias temporadas porque en los últimos 20 años la recolección de setas ha sufrido un incremento de practicantes, según el Govern, "desmesurado".

Según el departamento de Agricultura, este incremento de setas conlleva que los terrenos forestales "sufran una concurrencia de visitantes excesiva, no controlada, lo que perjudica considerablemente el manto forestal, en detrimento de su producción, y aún más grave, daña el micelio y las raíces de las especies forestales micorrizadas".

Además, según la Generalitat, mientras que las setas tienen un precio de mercado muchas veces elevado, actualmente en Cataluña la recolección es gratuita, no genera ningún beneficio directo al propietario forestal y en cambio sí que le comporta perjuicios.

"Este hecho es totalmente injusto para el propietario que lo ha de gestionar, dado que el mantenimiento de la masa forestal en buenas condiciones es un beneficio medioambiental para la sociedad de valor incalculable", ha justificado la Generalitat para argumentar la necesidad de regular esta actividad.