Cuando 'Géminis' cayó sobre Granada

Dos miembros de la Sociedad Astronómica Granadina montan un espectacular vídeo con la secuencia de 800 fotos tomadas en Sierra Nevada con la última lluvia de estrellas del año

JORGE PASTORGranada

La noche del pasado día 13 hacia frío en Granada. En el Purche, en las faldas de Sierra Nevada, todavía más. Allí, bien pertrechados con chaquetones, bufandas y una buena cámara, estaban Antonio Román y Sergio Alonso, dos miembros de la Sociedad Astronómica Granadina dispuestos a grabar y fotografíar el maravilloso espectáculo de las Gemínidas, la última lluvia de estrellas del año. Capturaron cientos de estelas e incluso la caída de algún bólido que se deshizo a los pocos minutos. Montaron el espectacular 'time lapse' que usted puede disfrutar pinchando en el vídeo.

Antonio y Sergio, autores del blog sobre astrofotografía urbana 'La Azotea', explican que las extrellas fugaces (más formalmente meteoros) son pequeñas partículas, normalmente de milímetros o unos pocos centímetros, que al entrar rápidamente en la atmósfera terrestre “se desintegran por la fricción con el aire produciendo un trazo de luz y, en caso de las especialmente grandes, una explosión que puede dejar rastros de humo y producir un sonido análogo al de un disparo de artillería”.

En determinados momentos del año se pueden contemplar una mayor cantidad de estrellas fugaces: cuando la Tierra atraviesa la órbita de un cometa que ha dejado un rastro de partículas. Son las llamadas 'lluvias de estrellas', que se repiten cada año en aproximadamente la misma fecha. La más conocida es las Perseidas (a mediados de agosto) y es probablemente la mas observada en el hemisferio norte por las condiciones climáticas más favorables. Sin embargo, otra lluvia como las Gemínidas del pasado 14 de diciembre suele ser muy espectacular por la cantidad de meteoros que se pueden observar (hasta 120 a la hora) y porque suelen ser bastante brillantes y 'lentos', lo cual los hace más majestuosos si cabe.

“Observar estas lluvias de meteoros es bastante sencillo: solo hay que buscar un sitio despejado (sin nubes), lo más oscuro posible y simplemente mirar al cielo”, explican Antonio y Sergio. “En Granada -agregan- tenemos un sitio privilegiado para esta actividad: Sierra Nevada, que cuenta con un cielo suficientemente oscuro y limpio”. De hecho, la Sociedad Astronómica Granadina (http://astrogranada.org) en muchas ocasiones organiza salidas públicas de observación para las principales lluvias de estrellas con las que se pretende acercar este fenómeno tan llamativo al público interesado. Con un poco de suerte y especialmente si la Luna no está presente (estamos cerca de la Luna nueva) podremos ver bastantes meteoros durante un rato de observación.

En el vídeo que se presenta se tomaron fotografías durante 3 horas seguidas con un trípode. Cada fotografía tenía 13 segundos de exposición para captar bien el brillo de las estrellas. Se obtuvieron unas 800 fotografías distintas que posteriormente se convirtieron en un vídeo 'time-lapse' que muestra la evolución de la noche y la aparición de las distintas estrellas fugaces (en las fotografías se captaron unos 100 meteoros, aunque a simple vista se observaron muchos más). Es particularmente interesante el bólido que se captó que, además de iluminar el cielo nocturno y la nieve de la Sierra Nevada, dejó un rastro de humo que tardó en disiparse bastantes minutos con el viento.

Fotos

Vídeos