En caso de avalancha

Simulacro de rescate en avalancha realizado por la Guardia Civil. / ALEJANDRO MOLINA

La Guardia Civil realizó un espectacular simulacro de rescate en avalancha al que asistieron aspirantes a profesor de esquí

ALEJANDRO MOLINASIERRA NEVADA

No se puede saber qué hubiese pasado si los compañeros de Jonh Hogsbin hubiesen contado con sonda, pala y ARVA hace siete años. Las avalanchas no son frecuentes en Sierra Nevada ni especialmente virulentas, pero fuera del área de pistas de la estación de esquí no se deben descartar. Aquel domingo de febrero de 2011 un tremendo alud sorprendió a los tres montañeros cuando transitaban por el Barranco de San Juan. Dos de ellos salvaron la vida pero no pudieron ver dónde estaba Jonh, que había sido sepultado completamente por la nieve. Desgraciadamente no llevaba ARVA, un aparato capaz de emitir o rastrear una señal en caso de avalancha. Tampoco sondas y pala. La esperanza de vida de una persona sepultada por un alud es muy corta y haber contando con el adiestramiento necesario y el equipo correspondiente no garantizaba un desenlace diferente, pero la posibilidad de haberlo encontrado hubiese sido mucho mayor. Tanto profesores de la estación, como equipo de pistas y Guardia Civil acudieron a la zona para tratar de encontrarlo pero fue como buscar una aguja en un pajar. Su cuerpo apareció tres meses después, con el deshielo de la primavera. Fue uno de sus compañeros de travesía, que subía todos los días en busca de su amigo, el que lo encontró.

El temporal de esta semana ha hecho que en Sierra Nevada el riesgo de avalanchas haya aumentado considerablemente fuera de pistas. Así lo advierte Cetursa en su parte de nieve diario. No sólo ha caído nieve nueva sino que lo ha hecho sobre capas con diferente densidad. También existen zonas en las que el viento ha arreciado. Toda precaución es poca y cualquier ayuda puede ser buena si un alud se produjese. Aunque en el sistema Penibético no hay un parte nivológico oficial como sí lo hay en Pirineos, la formación de los técnicos deportivos en deportes de invierno sí incluye un apartado de rescate y seguridad en montaña. Ayer los alumnos del Centro de Estudios de Invierno de Sierra Nevada-ISEDI pudieron asistir a la práctica de rescate en avalanchas que realizó el Servicio de Rescate e Intervención Montaña de la Guardia Civil del Área de Granada. Dirigidos por el teniente Rubén Santos, pudieron conocer las diferentes técnicas y protocolos que se ponen en marcha en caso de alud. La práctica de simulacro en alud se enmaraba dentro del plan de instrucción invernal de las unidades de montaña del área de Granada.

“Estamos haciendo una colaboración con el Centro de Estudios de Deportes de Invierno de Sierra Nevada para que los futuros profesores de esquí que hoy son alumnos del técnico deportivo de grado dos vean la importancia de que en un rescate organizado la gente sepa lo que tiene que hacer”, explicó Santos. Según dijo este experto en montaña, “todos los años ponemos en práctica este tipo de rescate organizado para analizar todos los factores que se puedan mejorar, recordar las técnicas de paleo, de sondeo y todas las cosas a tener en cuenta para ser más efectivos a la hora de atender a una víctima y en definitiva, hacer un recordatorio de todo las cosas que hay que tener en cuenta”.

La práctica tuvo lugar en el área de Borreguiles, dónde se recreó una situación de avalancha. Se pudo ver en acción a la unidad canina así como al helicóptero que realiza las intervenciones en Sierra Nevada. En una maniobra espectacular, un Guardia Civil descendió por un cable desde el helicóptero en vuelo para izar posteriormente a la víctima del simulacro, que previamente había sido traslada de en camilla desde el lugar en el que había sido sepultada. Además del uso del ARVA, también se realizaron técnicas de sondeo y búsqueda con perro.

Fotos

Vídeos