Un día para abrir huella

CETURSA

La ola de frío deja Sierra Nevada en su mejor versión

ALEJANDRO MOLINA GARCÍASIERRA NEVADA

El invierno está dejando sus efectos más positivos en Sierra Nevada. Los espesores superan los dos metros en algunos puntos según el parte de nieve oficial pero las precipitaciones en la madrugada del pasado domingo al lunes los han incrementado notablemente. Y parece que seguirán en aumento a tenor de la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología, que pronostica más nevadas en los próximos días. En la zona de la Laguna, por ejemplo, era fácil hundirse hasta las rodillas fuera de pista. Y es que si ha habido un día para “abrir huella” en lo que llevamos de temporada ha este lunes.

A pesar de las previsiones meteorológicas, la mayor parte del día se ha mantenido con un cielo despejado que sólo se ha nublado a partir de las tres de la tarde. El resultado ha sido una jornada memorable de esquí, eso sí, con temperaturas de hasta nueve grados bajo cero en Borreguiles a las diez de la mañana. Pero eso también es bueno cuando de conservar la nieve se trata. Y aunque el cielo está ayudando, en Cetursa siguen aprovechando las ventanas de frío para seguir reforzando zonas con cañones de nieve. Este lunes los cañones han estado funcionando en la pista Maribel y último tramo del Río.

La previsión de apertura para el martes seis de febrero es de 105,5 kilómetros de pistas repartidos a lo largo de 121 pistas. Habrá veintiún remontes abiertos.

Fotos

Vídeos