Ideal

Sierra Nevada ya tiene a sus últimos campeones

fotogalería

/ FERMÍN RODRÍGUEZ

  • El estadounidense Mcrae Williams y la francesa Tess Ledeux ganan el slopestyle de esquí acrobático

La francesa Tess Ledeux ganó el oro con sólo 15 años y Mcrae Williams confirmó el triunfo final de Estados Unidos en el medallero, al imponerse también en la prueba de slopestyle de esquí acrobático que cerró este domingo la competición de los Mundiales conjuntos de esa modalidad y de snowboard de Sierra Nevada 2017.

Ledeux presentó su candidatura a estrella del freestyle al lograr el título mundial con apenas 15 años, sólo dos meses después de debutar -con victoria en Font Romeu- en la Copa del Mundo de la disciplina en la que unos jueces valoran la originalidad y el riesgo de los trucos que se efectúan en una pista con saltos y módulos.

La adolescente de Bouor-Saint-Maurice se impuso en la prueba disputada en la Loma de Dilar de Sierra Nevada, en una pista de 600 metros -con salida a 2.620 y desnivel de 200- con cuatro saltos y dos módulos, en la que cinco jueces puntuaron el estilo, la amplitud y la dificultad de los trucos efectuados por las contendientes.

La francesa recibió, en la mejor de sus tres rondas -la segunda-, una puntuación de 85,60 puntos, un punto y ocho décimas más que la sueca Emma Dahlstrom, de 24 años, medallista de plata de esta disciplina en los Juegos Olímpicos de Sochi, hace tres.

La británica Isabel Atkin, nacida en Park City pero que desde la temporada 2014-15 compite para el Reino Unido, fue tercera en la final, reservada a las mejores ocho de las rondas previas, y se colgó al pecho la medalla de bronce, con 83,20 puntos.

La victoria de la joven Ledeux en la última prueba femenina de la segunda edición conjunta de los Mundiales de snowbard y freestyle, dos años después de los de Kreischberg, sirvió como prolegómeno de la fiesta de Estados Unidos, que certificó su victoria final en el medallero -precisamente por delante de Francia- con un doblete de Mcrae Williams y Gus Kenworthy.

Williams, nacido hace 26 años en Park City y que tenía como mejor resultado el oro en los X-Games de Tignes de 2013, logró este domingo en la estación granadina la victoria más importante de su carrera.

En la mejor de sus tres rondas, la tercera, recibió una valoración de 93,80 puntos que le valió para superar en dos -y relegar al segundo puesto- a Gus Kenworthy, plata olímpica de la disciplina en los Juegos Olímpicos de Sochi, nacido en Chelmsford, de madre inglesa y padre estadounidense.

El británico James Woods fue tercero en la final, reservada a los mejores dieciséis de las rondas previas y en la que no estuvo el español Javier Lliso, que concluyó cuadragésimo séptimo de un total de 52 participantes, al sumar 13,30 puntos.

Woods, que iba a competir en los Juegos de Sochi, pero no lo pudo hacer, al lesionarse durante unos entrenamientos; y que este año había ganado la prueba de Big Air en los X-Games de Aspen, capturó la medalla de bronce gracias a los 90,40 puntos con los que fue valorado su segundo intento.