El mal tiempo crucifica al Viernes Santo

Un Viernes Santo marcado por la lluvia en la capital./ALFREDO AGUILAR Y LUCÍA RIVAS
Un Viernes Santo marcado por la lluvia en la capital. / ALFREDO AGUILAR Y LUCÍA RIVAS

La tarde se volvió gris y se temió que las hermandades no salieran, pero solo la del Santo Sepulcro se quedó en su iglesia

FERNANDO ARGÜELLESGRANADA

Tristemente, la jornada del Viernes Santo ha estado marcada por la meteorología adversa. Ya al mediodía el acto del Campo del Príncipe se vio deslucido. Por un lado, la lluvia restó público al multitudinario rezo a las tres de la tarde y, por otro, la cofradía de la Cañilla decidía dejar en el templo de Santo Domingo a la imagen de la Soledad. Ésta ha sido una de las pocas ocasiones que a lo largo de la historia la imagen mariana no ha presidido este rezo al que ayer no faltaron el arzobispo de la ciudad, el alcalde y las juntas de gobierno de los Favores y Cañilla.

Las nubes siguieron estando presentes en la salida de los Ferroviarios pero, a pesar de ello, la hermandad se puso en la calle. Estrenaban la imagen de una Magdalena a los pies del señor, así como la presencia de la Legión en el cortejo. No había llegado la cofradía a la Gran Vía cuando al arreciar la lluvia tuvo que volver a su templo precipitadamente.

La tarde se volvió gris y se temió que las otras cuatro hermandades no salieran, pero solo la del Santo Sepulcro se quedó en su iglesia. Desde San Cecilio, los Favores salía con un extenso cortejo, al igual que desde los Escolapios la cofradía de la Expiración se presentaba con sus dos pasos procesionales. Fueron las primeras en pasar por carrera oficial, a un paso más rápido del habituar por temor a ser sorprendidas por el agua. Desde el Monasterio de San Jerónimo, las cuatro chías anunciaron la salida de la cofradía del Descendimiento. El paso de la Soledad cerró la carrera oficial en una jornada muy fría que hizo que se abrigara mucho el público que acompañó el regreso de cada una de estas tres hermandades.

Fotos

Vídeos