La Patrona concentra en la calle a miles de personas

Multitudinaria procesión de la Virgen de las Angustias

F. ARGÜELLES

El tiempo ayer invitaba a salir a la calle, ofreciendo Granada una estampa más primaveral que otoñal. Sin lugar a dudas, el complemento perfecto para un día de fiesta como el que se vivió durante toda la jornada, y que tuvo sus momentos de máxima emoción en las más de cuatro horas que estuvo procesionando la Virgen de las Angustias. Todo el centro de la ciudad fue un ir y venir de personas ayer, con grandes concentraciones de público en zonas como Puerta Real y el Embovedado, donde muchos fueron los que se acercaron hasta los puestos de maholetas, azofaifas, membrillos, nueces o almecinas, así como las populares ‘tortas de la Virgen’ y dulces. Como es tradicional, en las calles se confundían los granadinos con personas llegadas de otros puntos, con numerosos autocares procedentes de pueblos y provincias cercanas, como también es casi una tradición más de este último domingo de septiembre en el que Granada se llena de fiesta en honor a su Patrona.

Como cada año la Virgen de las Angustias recorrió las principales vías de la capital acompañada por miles de devotos en una estampa que se repite cada último domingo de septiembre. Miles de personas se concentraron en las calles más céntricas de Granada para acompañar a la patrona durante todo el recorrido que siguió el cortejo que poco antes de las once de la noche devolvía las andas de la Patrona a su templo.

Ya por la mañana los alrededores de la Basílica de la Virgen de las Angustias era un hervidero de gente y muchos quisieron acercarse a ver como se presentaba la Patrona en su paso procesional, bellamente exornado bajo la dirección de Álvaro Abril. Luego, todo el entorno se fue llenando de devotos desde primera hora de la tarde para contemplar como partía el desfile procesional de la patrona de Granada, imagen que se venera desde el siglo XVI. El desfile procesional se iniciaba poco antes de las seis de la tarde, aunque la imagen de las Angustias no salía, como marca la tradición, hasta media hora después para realizar el recorrido habitual del cortejo. Antes comenzaron a formarse las largas colas de personas que, como muestra de promesa, realizaban el recorrido de la procesión con sus velas, por lo que no extrañaba escuchar por los alrededores de Puerta Real y el Puente del Genil la venta de este producto al grito de “¡A la vela. Niñaaaa… a la vela!”, sin lugar a dudas uno de los sonidos más típicos de esta jornada junto al alegre sonar de las campanas y las exclamaciones y vítores hacia la Virgen. Muchos fueron los que quisieron acompañar a la Patrona, de hecho todavía la Virgen no había llegado a la plaza del Campillo cuando ya venía de regreso el comienzo de la comitiva por el Embovedado. Intercalados con las filas de fieles, distintas bandas de música ponían la banda sonora de este domingo tan especial en la ciudad.

Representaciones

En el extenso cortejo no faltaban representantes de asociaciones religiosas o de la Federación de Cofradías, así como de distintas hermandades de penitencia y gloria, tanto de la capital como otras llegadas desde distintos pueblos de la provincia. Como es tradicional, entre las representaciones que acompañaban el cortejo también estaban miembros de la Real Maestranza, las autoridades eclesiásticas con el arzobispo al frente, la Hermandad de Alféreces Provisionales, representaciones militares y miembros de otras instituciones como el Tribunal Superior de Andalucía, Diputación o el Ayuntamiento de la ciudad, con su alcalde y distintos concejales de la corporación. Tampoco faltó el Teniente General de Madoc, en representación del Rey.

Las hermanas de la cofradía, el nutrido cuerpo de horquilleros y los hermanos palieros fueron los que más cerca estuvieron de la Virgen en todo momento. A las once menos veinte de la noche regresaba la Virgen de las Angustias a las puertas de su templo, interpretándose en varias ocasiones el himno de la Patrona mientras las andas se giraban para entrar a la basílica la Virgen mirando al numeroso público que allí se daba cita. Minutos después el paso procesional entraba en el interior del templo, quedando depositado en uno de los laterales, donde permanecerá hasta el mediodía del próximo miércoles para que todos los granadinos que lo deseen puedan acercarse a verla. Al igual que en su salida, los cohetes explotaban en el cielo de la ciudad en una jornada festiva llena de sabor mariano y devoción.

Miles de personas llenaron las calles de todo el recorrido de la procesión, el habitual en los últimos años, especialmente zonas como la Carrera de la Virgen, la Plaza del Campillo, la de las Pasiegas o Reyes Católicos. Durante todo el mes de septiembre, Granada ha celebrado diferentes cultos y actos en honor a su patrona. Aún, y hasta el próximo sábado, se seguirán desarrollando los tradicionales cultos en la basílica, con la participación de instituciones y colectivos de la ciudad. Además, en los primeros días del próximo mes de noviembre Granada acogerá el Encuentro Nacional de Hermandades de la Virgen de las Angustias. Con este motivo la patrona nuevamente estará en la calle, ya que saldrá el domingo 5 de noviembre en rosario de la aurora hasta la Catedral, y horas más tarde regresará nuevamente hasta su templo.

Fotos

Vídeos