Vía Crucis de las cofradías en la Catedral

FOTO: DARÍO FERNÁNDEZ | VÍDEO: JERO GONZÁLEZ

Muchos fueron los hermanos de la corporación, y cofrades de toda la ciudad, que quisieron acompañar a la imagen en su traslado desde la calle Santiago

F. A.GRANADA

La tarde de ayer viernes se llenó de olor a incienso y ambiente cofrade en el barrio del Realejo. El Señor orante, del paso del Huerto de los Olivos, salía a la calle de una forma extraordinaria, ya que por vez primera ha presidido el rezo del víacrucis de la Federación de Cofradías en el interior de la Santa Iglesia Catedral.

Muchos fueron los hermanos de la corporación, y cofrades de toda la ciudad, que quisieron acompañar a la imagen en su traslado desde la calle Santiago. La tarde se iniciaba con los cultos cuaresmales de la cofradía, a cuyo término comenzó el traslado de la imagen hacia la Catedral.

La imagen del Señor se situaba sobre sencillas andas bellamente exornadas con motivos silvestres, claveles, hierbas aromáticas y ramilletes de rosas y con el acompañamiento musical de la Capilla Musical Cristo de la Paz. La cofradía del Huerto sigue haciendo un esfuerzo por mejorar el patrimonio de la Hermandad y, como muestra, para el acto tan importante de ayer la priostía realizó en el montaje de las andas distinto estrenos, como respiraderos en su primera fase de la parihuela, faldones de terciopelo burdeos con galón en oro y cuatro guardabrisas/hurrican, con orfebrería de Alberto Quirós, todo ello ofrenda de un grupo de hermanos.

En una hora se puso el cortejo en la entrada de la Catedral, siguiendo un itinerario que transcurrió por el Realejo, Pavaneras, Sancti Spiritu, cruzó Reyes Católicos y por Abenamar, Almireceros y la calle Oficios llegó a la Plaza de Alonso Cano para entrar en la Catedral. El recorrido dejó bellas imágenes, muchas de ellas inusuales para la cofradía del Huerto, que este año conmemora el setenta y cinco aniversario de la hechura del Señor, por Domingo Sánchez Mesa.

Según avanzaba el cortejo hacia la Catedral se iba incrementando el número de cofrades que se sumaban al mismo, siendo recibida la imagen en las puertas catedralicias, en cuyas naves se procedió después al rezo de las catorce estaciones del vía crucis. Dentro eran portadas, por miembros de los grupos jóvenes de las cofradías, 14 cruces para ir señalando en la catedral el sitio de las estaciones del Vía Crucis. No faltó el acompañamiento del coro Santa Cecilia, de la Catedral.

Al término del rezo, la imagen del Señor volvió nuevamente hasta el Realejo, recorriendo en esta ocasión las calles Oficios, Tinte, Zacatín, López Rubio, Puente del Carbón, Plaza de Tovar, Molino de la Corteza del Carmen, Plaza de San Juan de la Cruz, San Matías, Jesús y María, Ancha de Santo Domingo, Plaza de Santo Domingo, Carnicería, Plaza del Realejo y Santiago.

Fotos

Vídeos