Comienza el montaje de los pasos

Comienza el montaje de los pasos

En muchos templos ya pueden verse los palios

FERNANDO ARGÜELLESGRANADA

Como un signo inequívoco de la cercanía de la Semana Santa, en muchos templos de la ciudad los equipos de priostía de las hermandades han comenzado ya el montaje de los pasos. Si el primer palio que elevaban sus bambalinas al cielo era el de la Merced, de la cofradía del Nazareno, según pasan los días muchas son ya las cofradías que han iniciado este trabajo de cara a la llegada de los días grandes.

Por ejemplo, en el templo de San Pedro ya puede verse el palio de María Santísima de las Maravillas y en la iglesia de San José de Calasanz los hermanos de Los Escolapios esta semana han iniciado el montaje del paso de María Santísima del Mayor Dolor (montaje al que pertenecen las fotos que ilustran esta noticia).

Por lo general, el montaje comienza en cada cofradía con el paso de palio, por la complejidad del mismo. Comienza con la llegada de la parihuela del paso al templo. Sobre ella se colocan el resto de componentes, empezando por los doce varales que conforman el soporte del palio. Van seis a cada lado, siendo los cuatro situados en las esquinas los "varales maestros", más fuertes, ya que soportan los movimientos de toda la estructura. El varal suele constar de basamento ( parte que se apoya en la parihuela), vástago, macolla y perilla (remate superior que atornilla el techo de palio al varal ). Sobre los varales se coloca el techo de Palio y las bambalinas.

Sobre los tablones que forman la mesa se colocan después varias piezas, como la peana, (en ella irá situada la Sagrada Imagen, y sirve para elevarla sobre el resto y así poder ser contemplada con mayor facilidad). A partir de aquí se colocan las jarras, faroles, jarrillas, candelabros de cola, etc. Llega luego el momento de poner la candelería, piezas de metal que se colocan en la parte delantera del paso y donde se sitúan con sumo cuidado las velas. Colocar estos cirios es uno de los trabajos más delicados y laboriosos del montaje, necesitándose de la participación de varias personas para cuidad, al milímetro, la verticalidad y simetría de las velas.

Sobre la peana se coloca una estructura metálica llamada "pollero" que servirá de sujeción a la imagen para evitar desplazamientos o caídas y como sustento del manto. Después de esto solo quedará colocar la Imagen. De todos modos, muchas cofradías no siguen este orden, y así por ejemplo algunas colocan a la Imagen en su lugar antes de poner otros elementos.

Fotos

Vídeos