Valverde de los Arroyos, arquitectura negra en Guadalajara

Valverde de los Arroyos, arquitectura negra en Guadalajara

Considerado como uno de los pueblos más bonitos de España, se sitúa en un espectacular entorno natural

ÁLVARO ROMERO

El pequeño municipio de Valverde de los Arroyos se ubica al norte de Guadalajara, concretamente en la Sierra Norte de la provincia, a los pies del pico Ocejón. Forma parte de la red de Pueblos más Bonitos de España y razones tiene para estar ahí, derrocha encanto por los cuatro costados desde el interior del pueblo hasta el entorno que le rodea.

Cuenta con una población censada de alrededor de 80 habitantes pero, en fines de semana y temporada alta se amplía considerablemente y se llena de turistas que buscan un lugar tranquilo para desconectar, practicar senderismo o degustar la magnífica gastronomía que ofrecen sus restaurantes.

Pizarra, piedra y madera

Estos son los tres elementos básicos que predominan entre sus calles. Unos rincones que invitan al paseo, entre plazoletas y fuentes donde tan solo se escucha el sonido del agua, cristalina y helada que baja desde las cumbres colindantes. La piedra se apodera de los muros y la pizarra hace lo propio con los tejados. Una arquitectura negra muy característica de la zona que hace de la región un lugar único y de singular belleza.

Pese a ser un municipio pequeño posee un rico patrimonio, entre sus edificios destacan la Iglesia Parroquial de San Ildefonso, levantada en 1732 en su interior conserva una cruz procesional del siglo XVI. La Plaza Mayor es el lugar de referencia, una de las más características de la zona, en el centro de la misma brilla con luz propia una bella fuente construida en piedra y pizarra.

Perderse entre las callejuelas es descubrir de primera mano la arquitectura negra del municipio, edificios tan sencillos como bellos que combinan pizarra, cuarcitas, barro y madera. Todos ellos materiales obtenidos de la zona, donde predomina el roble, el álamo y el castaño. Merece la pena mencionar, también, la Ermita de Nuestra Señora de Gracia y el Museo Etnográfico, lugar que trata de acercar el modo de vida de los antiguos pobladores a través de fotografías, utensilios antiguos y un viejo telar, se pueden contemplar varias prendas tejidas con dicha herramienta.

Entorno natural

Valverde de los Arroyos se localiza en un enclave privilegiado, a los pies del Pico Ocejón que supera los 2.000 metros de altura. El color negro del pueblo se integra a la perfección en el entorno, repleto de bosques de robles, pinos y castaños que en época otoñal ofrecen una amplia paleta de colores que van desde el marrón hasta el verde, pasando por tonos amarillos, naranjas y rojos.

Arbustos bajos y plantas aromáticas como el tomillo o el romero aportan aroma y sus flores son parte fundamental en la elaboración de una de las mejores mieles de España. La humedad predomina en un pueblecito preparado para convivir con las bajas temperaturas y las nieves invernales, en épocas de frío luce aún más bello. Las chimeneas sesean, el olor a leña se adueña de las calles y las fuentes ofrecen agua a borbotones.

El elemento líquido brota de sus manantiales entre las piedras formando arroyos, saltos de agua y chorreras. La Chorrera de Despeñalagua, una cascada que se precipita desde más de 80 metros de altura y que supone un atractivo para los visitantes que, completando una sencilla ruta de senderismo pueden disfrutar de esta maravilla de la naturaleza al abrigo de Valverde, uno de los pueblos más bonitos de España.

Fotos

Vídeos