7 planes peculiares por toda la provincia de Granada para los días festivos de la Semana Santa

7 planes peculiares por toda la provincia de Granada para los días festivos de la Semana Santa
ANTONIO ARENAS

Sin ser las procesiones más conocidas, la provincia 'esconde' también otras tradiciones vistosas en estos días de Pasión

R. I.

1.- Serenatas hornazos y ramitas de olivo en Dúrcal

Las peculiaridades de la Semana Santa de Dúrcal no son ni sus pasos ni sus procesiones sino tradiciones transmitidas de generación en generación que en estas fechas se siguen manteniendo no sin dificultad. En la madrugada del sábado, es tradición que los chicos del municipio canten serenatas a las jóvenes y dejen en sus ventanas una ramita de algún árbol. Cada una tiene un significado diferente. Si la rama es de olivo, significa 'no te olvido', si es de de laurel, el joven dice que 'la quiere ver', si se eligen flores de naranajo, el azahar: 'contigo me quiero casar' o si es de cerezo, 'quiero darte un beso'. El domingo se acampa por los alrededores de Dúrcal para degustar los tradicionales hornazos, un pan con un huevo cocido en su interior. Otra peculiaridad de este pueblo es que estos días puede verse a una especie de espantapájaros colgado del puente o de algunos árboles, que son las representaciones que algunos durqueños hacen de Judas.

2.- Catorce pasos en Padul

La Semana Santa en Padul es una de las más importantes de la provincia y se creó buscando ser toda una catequesis plástica de los evangelios, donde poder observar uno a uno los principales misterios representados, seguir los pasos de Cristo hasta su Resurrección y crear un ambiente religioso concentrado en la tarde-noche del Viernes Santo. Padul, situado en la comarca de El Valle, vive intensamente la Semana Santa desde tiempos inmemoriales. Todas sus hermandades son dignas de admiración. Muchísimas personas de otros lugares acuden a Padul para presenciar los pasos de Semana Santa, en la tarde del Viernes Santo. Merece la pena conocerlo. Todos los pasos y sus acompañamientos en miniatura que procesionan en Padul han sido realizados a la perfección por el incansable, célebre artesano, mecánico, coleccionista de vehículos y aparatos de radio, Francisco Molina.

3.- Los Macarenos de Almuñécar

Desde el año 2009, el Sábado Santo por la tarde las calles de Almuñécar se llenan de público para presenciar la procesión infantil de los ‘Los Macarenos’, cofradía que tomó el nombre de la primera imagen que varios niños sexitanos sacaron en procesión aquel año, la Virgen de la Macarena. Este desfile, que comenzó con un pequeño grupo de niños, suma ya más de dos centenares de participantes intantiles y varias imágenes en sus correspondientes pasos, réplicas todos ellos de los que hacen estación de penitencia en la ciudad al margen del original macareno. El cortejo sale del barrio de San Miguel a las cinco de la tarde y recorre las calles del centro sexitano hasta llegar a su propia Carrera Oficial situada en la plaza de la Constitución. En este lugar los portadores dan lo mejor de ellos, con un riguroso paso y una ‘levantá’ ante los representantes de la cofradía. La procesión suele ir acompañada musicalmente por componentes de una o dos bandas de la ciudad.

4.- Los 'recaícos' de Huétor Tájar

Una de las tradiciones más curiosas de la Semana Santa en la provincia de Granada es la procesión del Domingo de Resurrección en Huétor Tájar. En ella, se simula el viaje de San Juan y la Virgen María desde Jerusalén –representada aquí por la Iglesia Parroquial de Santa Isabel-, hasta el sepulcro de Cristo –representado por la ermita del Barrio de la Alegría-. En las inmediaciones de la ermita, la Virgen espera a San Juan, que se aproxima a la puerta de la ermita y ve que el sepulcro está vacío. Los mozos que portan a San Juan inician entonces una serie de carreras entre la ermita y el lugar donde se coloca la Virgen, para llevarle el recado de que Jesús ya no está en su tumba y asegurarse de ello (de ahí el nombre de ‘recaícos’). Cuando la Virgen se aproxima, aparece el Resucitado en la puerta de la ermita, y las tres imágenes emprenden juntas el regreso al templo.

5.- Pasión viviente en Albuñol

La estremecedora Pasión viviente que se celebra desde hace casi cuatro décadas en la localidad de Albuñol es uno de los acontecimientos religiosos y culturales más importantes que se celebran en este municipio que besa el mar y asciende hasta la sierra de la Contraviesa, salpicada de cortijos, aldeas, viñedos, higueras y almendrales. El entrañable y admirable Juan Manzano representa a Cristo desde un principio. Son ya 37 años de realizar estos pasajes religiosos durante la Semana Santa, principalmente el Viernes Santo al atardecer, dentro y fuera de la iglesia coronada por dos torres y consagrada a San Patricio. En los eventos vivientes participan con mucho cariño y pasión muchos vecinos del pueblo. Todas estas personas ataviadas con ropa de la época buscan la satisfacción de transmitir los mensajes bíblicos en Semana Santa. También en Albuñol y en su anejo de La Rábita se procesionan otros pasos. El Viernes Santo por la tarde se efectuarán en Albuñol dentro de la iglesia y después por una calle y en la plaza del Ayuntamiento La sentencia de Pilatos, El desvanecimiento de Herodes, El Viacrucis con las tres caídas de Jesús, La crucifixión en el Monte Calvario, y El entierro y la resurrección de Cristo. El Viernes Santo, después de la Pasión viviente, saldrá la procesión del Silencio. Merece la pena conocer a fondo todos los acontecimientos que tienen lugar durante la Semana Santa en Albuñol.

6.- Una tradición 'explosiva' en Cúllar Vega

La tradicional "procesión de los petardos" de Cúllar Vega ya es Fiesta de Interés Tradicional y Cultural, declarada por la Junta de Andalucía. Además, el uso de los petardos que los fieles culleros tiran al Niño Jesús Resucitado está regulada por una ley de la Junta, y todos los vecinos que participan han tenido que realizar previamente un curso de formación.

Un decreto andaluz regula el reconocimiento excepcional de fiestas populares de la comunidad autónoma, de carácter tradicional o cultural, en las que se usan artificios pirotécnicos excluidos del ámbito de aplicación de la directiva europea 2007/2003 sobre condiciones, composición y uso de este tipo de material. En la actualidad, sólo existen tres municipios en toda Andalucía donde concurren estas circunstancias. Uno de ellos es Cúllar Vega, donde se celebra la festividad del Niño Resucitado. Los otros son las poblaciones almerienses de Olula del Río (San Sebastián y San Ildefonso, Roscos y Carretillas) y Cantoria (San Antón Las Carretillas).

7.- Quema de Judas en Soportújar

En Soportújar tiene lugar la víspera del Domingo de Resurrección un rito que se conoce con el nombre de la ‘Quema de Judas’. El Judas es un muñeco de tamaño natural de un hombre haraposo realizado por los jóvenes del pueblo, que se rellena con paja y al que visten con ropas usadas, después de que las campanas de la iglesia recobren la voz y toquen a gloria.

Al Judas de Soportújar no le falta detalle. Va vestido con pantalones y chaqueta, y le calzan botas de los tiempos de Maria Castaña. Además, los jóvenes espigados le cubren la cara con un sombrero. Una vez confeccionado se le ahorca con una soga cerca del bar de Romero. Los niños tienen la costumbre de apedrearlo y después acaban quemándolo tras haberlo arrastrado por las inclinadas calles. Esta tradición no es específicamente alpujarreña. En Dúrcal (en el Valle de Lecrín), por ejemplo se ahorcan varios Judas en el puente de hierro.

Fotos

Vídeos