De apellido Nevadense

Paisajes para vivir Granada

En las laderas de la Hoya de Pedraza, un jardín botánico acoge y protege especies en peligro de extinción de Sierra Nevada | Reproduce ecosistemas y hábitats de las altas cumbres para convertirse en un paraje donde observar endemismos nevadenses

JUAN ENRIQUE GÓMEZ y MERCHE S. CALLE

Con un suave batir de alas, una rara mariposa roja y negra, seminocturna, Zygaena nevadensis, la gitanilla de Sierra Nevada, logra extender su trompa para libar el néctar que le ofrece una flor de color amarillo intenso, que se alza en grupos sobre largos tallos entre las riberas de una charca y herbazal típico de la alta montaña nevadense. La escasísima mariposa aprovecha la oferta del dulce alimento a cambio de transportar el polen hasta las flores de sus congéneres, situadas alrededor de las orillas del pequeño humedal, una acción con la que ayudará a sobrevivir a una pequeña población de Cineraria de Sierra Nevada, Tephroseris elodes, también denominada Senecio elodes, una especie que se encuentra en peligro crítico de extinción, el mismo grado de amenaza que el águila imperial y el lince. La escena no se produce en las laderas sur de la sierra a cotas próximas a 2.500 metros sobre el nivel del mar, que sería el hábitat natural de esta especie, sino en un humedal recreado en el interior del Jardín Botánico Hoya de la Pedraza, a solo cuatro kilómetros de la estación de esquí de Sierra Nevada, en la ladera que muere sobre la ribera derecha del río Monachil, una pequeña charca y herbazal que aprovecha el agua que se filtra desde las rocas situadas bajo la conocida fuente de Don Manuel. Los responsables del jardín han logrado que una población de esta especie, de la que quedan muy pocos ejemplares en la sierra, pueda mantenerse, sobre todo ante la certeza de que el incremento de las temperaturas, la persistencia de la sequía y los efectos del cambio global, provocarán que en un plazo de tiempo no demasiado largo, esta especie haya que incluirla en la categoría de extinta.

Mientras la Cineraria de Sierra Nevada sobrevive a su suerte, tres centenares de especies de las cumbres más altas de Iberia, y de algunas zonas de los Filabres y Gádor en Almería, crecen en diferentes puntos del extenso paraje de la Hoya de la Pedraza, en el que es posible conocer de forma rápida, una parte importante muestra del catálogo florístico que reúne taxones que tienen como origen Sierra Nevada y de apellido nevadense, y sobre todo 180 especies amenazadas y singulares, de las que algo más de medio centenar están protegidas por la Ley de Fauna y Flora de Andalucía, y todas ellas incluidas en la Lista Roja de la Flora Amenazada. (…)

Lee el reportaje completo, fotogalerías, vídeo. Mapa y datos de ruta y ecosistemas, en la revista de naturaleza de IDEAL, Waste Magazine.

Fotos

Vídeos