Ideal

Los grupos parlamentarios esquivan el debate sobre la maternidad subrogada

Marta López, presidenta de la Asociación por la Gestación Subrogada de España.
Marta López, presidenta de la Asociación por la Gestación Subrogada de España. / Eliseo Trigo (Efe)
  • Sólo Ciudadanos tiene una posición oficial sobre este asunto que divide al PP, PSOE, Podemos y a la propia sociedad civil organizada

Ningún grupo parlamentario ha presentado iniciativas en lo que va de legislatura tendentes a regular la maternidad subrogada en España sino propuestas para que estos padres disfruten de permisos parentales, bordeando así un debate para el que los diputados tienden a remitir a los partidos, a quienes se encomienda el dictado de una postura que en la mayoría de las formaciones no está resuelta.

En esta legislatura y aunque el debate sobre la subrogación parece vivo en la política nacional, se han registrado en total 12 iniciativas sobre este asunto pero todas son preguntas y solicitudes de informe menos dos, que son proposiciones no de ley. Una corresponde a ERC y persigue que el Gobierno garantice la prestación de maternidad y paternidad en estos casos. La otra, de Unión del Pueblo Navarro, aspira a que el Congreso reafirme su apoyo a la prohibición vigente de la maternidad subrogada en España.

De hecho, la única iniciativa presentada en el Congreso para regular la maternidad subrogada en los últimos tiempos fue la impulsada por UPyD en la última legislatura en la que tuvo representación parlamentaria, (2008-2011) y se trataba de una proposición no de ley y una interpelación al Gobierno en las que defendía la regulación. Ambas han decaído.

Mientras, los grupos evitan posicionarse y remiten a sus partidos políticos para expresar la posición oficial ya que, salvo en Ciudadanos, que se ha mostrado partidario de regular la subrogación, en el resto hay división al respecto. La formación naranja lo llevaba en su programa electoral, lo sometió a debate en la Asamblea de Madrid y ha organizado un acto de partido para mostrar su apoyo. "Es un tema que hay que debatir. A nosotros no nos asusta", ha dicho al respecto su portavoz, Inés Arrimadas.

Algunos conservadores en contra en el PP

En el Partido Popular aún no hay una postura definida. El responsable de la ponencia social de la formación, Javier Maroto, se ha mostrado a favor de adaptar la regulación a "la realidad" de quienes han creado así su familia, en línea con la opinión de líderes como Esperanza Aguirre o Cristina Cifuentes. Sin embargo, no se ha incluido esta propuesta en el documento que se someterá a debate en el congreso del partido el próximo fin de semana.

La cara opuesta la representan miembros del partido y exparlamentarios como Lourdes Méndez o Luis Peral, integrantes del llamado grupo de los 'díscolos' porque la pasada Legislatura reivindicaban una reforma en profundidad de la Ley del Aborto frente al cambio parcial que llevó a cabo el Gobierno. Registraron una enmienda conjunta a la ponencia social del PP con contra los llamados "vientres de alquiler" como "forma de explotación de la mujer" que "convierte a los niños en mercancía".

La gestora del PSOE no habla

En el PSOE la situación es más complicada porque se encuentra a cargo de una gestora que prefiere no pronunciarse sobre este asunto hasta que se celebre congreso del partido, previsto para el mes de junio, tal y como informan a Europa Press en Ferraz. Sin embargo, hay diputadas, como la portavoz de Igualdad, Ángeles Álvarez o la secretaria adjunta del Grupo, Marisol Pérez, que sí hablan por el conjunto y están en contra.

"El PSOE es contrario a la maternidad subrogada. Estamos en una época de eufemismos y nos gusta usar mucho los eufemismos como el de maternidad subrogada, cuando en realidad de lo que estamos hablando es de que alguien nos haga un hijo. La posición del PSOE es clara en este sentido", ha señalado Pérez este martes. No obstante, las fuentes consultadas recuerdan que siempre ha habido dos corrientes y la segunda, más próxima al movimiento LGTBI que encarnaba Pedro Zerolo, es partidaria de la regulación.

Podemos: postura "en construcción"

En cuanto a Unidos Podemos, la diputada Carolina Bescansa ha expresado este martes en el Congreso que su posicionamiento es "de proceso en construcción", mientras la responsable de Igualdad en la estatal de Podemos, Clara Serra, ha concretado en declaraciones a Europa Press que "hay un debate dentro de la organización" pero, en todo caso, "el camino sería legislar y posibilitar la maternidad subrogada en España siempre y cuando se den las garantías legales que blinden los derechos de las mujeres gestantes".

"Podemos quiere hablar de esto siempre poniendo por delante y en primera línea los derechos de las mujeres gestantes. Tiene que ser un partido que abra este debate y no mantenga una posición conservadora como la del PSOE, que no quiere hacerlo", ha añadido Serra, que critica a Ciudadanos porque "abre una vía a la mercantilización" de las mujeres.

Libertad de elección vs mercantilización

Esta división es reflejo de lo que ocurre en la sociedad civil, pues las posturas están polarizadas. Por un lado, hay una corriente mayoritaria en el movimiento feminista y reunida en la plataforma 'No somos Vasijas' que sostiene que la subrogación convierte a las mujeres en meros objetos, frente a quienes argumentan que son libres para usar sus cuerpos como quieran.

Por otra parte, están las organizaciones LGTBI. Si bien la mayoritaria FELGTB no tiene una postura oficial al respecto puesto que, según su portavoz, Isabel Gómez, "no es una cuestión exclusiva del colectivo", son muchas las voces influyentes en este sector que defienden la maternidad subrogada, como la del empresario Kike Sarasola o como lo fue la del socialista Pedro Zerolo, tal y como reconocen las propias familias creadas por subrogación.

Mientras, los sectores conservadores de la sociedad civil organizada están con el planteamiento mayoritario del feminismo y rechazan la maternidad subrogada por considerar que es una "nueva forma de explotación de la mujer y del tráfico de personas", como defendía un informe al respecto de Profesionales por la Ética y "un retroceso en materia de derechos humanos que permite la compraventa del niño que se gesta y que admite el alquiler del cuerpo de una mujer", según el Foro de la Familia.

La 'puerta de atrás'

Aunque el contrato por el que una pareja encarga a una mujer que geste el bebé que lleva su material genético a cambio o no de una remuneración económica es nulo de pleno derecho en España de acuerdo a la Ley de Técnicas de Reproducción Asistida, se cuentan ya por centenares las familias españolas, de acuerdo a la asociación mayoritaria del sector, Son Nuestros Hijos, formadas por esta vía acudiendo a países que como Estados Unidos o Ucrania, sí lo permiten.

Estas parejas, especialmente las formadas por personas del mismo sexo, se topaban en ocasiones a su regreso a España con problemas para inscribir como propio en el consulado al hijo nacido por gestación subrogada, ya que representantes de la diplomacia española en lugares como Los Ángeles (California) hacían valer la legislación nacional para impedir que la maternidad subrogada fuese una realidad por la vía de los hechos.

Sin embargo, en junio de 2014 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo condenó a Francia, con regulación similar a la española, por negar la inscripción de dos niños nacidos por gestación subrogada. Aunque el Tribunal Supremo español sentenció que esa jurisprudencia no era del todo aplicable a la situación en España, el Ministerio de Justicia dictó instrucciones a la Dirección General de Registros y Notariado para facilitar la inscripción de estos menores, en espera de una Reforma del Registro Civil, que finalmente no llegó a incluir una previsión expresa para amparar estos casos.