La solución al bloqueo del caso Diana Quer, en Israel

La empresa Cellebrite no confirma ni desmiente haber intervenido en el desbloqueo del terminal de la joven, algo que ya ha sucedido en otras ocasiones como en el caso del terrorista de San Bernardino

IDEAL.ES

La solución a uno de los aspectos considerados como más relevantes en el caso de Diana Quer llegó de Israel. Allí reside la empresa Cellebrite, conocida por sus actuaciones en otras situaciones límite que permitieron a las autoridades contar con material de información en sucesos como el atentado de San Bernardino. La intervención de dicha compañía en Alemania, junto con otros especialistas de origen español que prefieren mantenerse en el anonimato, ha posibilitado el desbloqueo del dispositivo de la joven madrileña. Se logró casi un año después de que desapareciera en A Pobra do Caramiñal, y nueve meses después de que se encontrase el teléfono en las aguas de la ría de Arousa. Así llegó a los laboratorios.

En declaraciones a ‘El País’, Michael Carney, en nombre de la compañía, afirmó que “por política de empresa” nunca se facilitan detalles sobre sus actuaciones o sus clientes. Sin embargo, todo apunta a que sus ingenieros en Múnich lograron desbloquear el teléfono de Diana Quer. Desde la central de Cellebrite, en Petah Tikva, ciudad próxima a Tel Aviv, tampoco confirman su intervención que tomó forma durante los primeros días de este mes de julio.

“El trabajo de Cellebrite es muy importante porque los nuevos criminales son cibercriminales. Por ello hay que seguir trabajando en nuevas soluciones para nuevos problemas”, sostuvo Carney. La compañía es desde 2007 una subsidiaria de la japonesa Sun Corporation.

Reconocida por sus aptitudes en lo que respecta a ciberseguridad, en diciembre de 2015 saltaron a la fama tras la matanza de San Bernardino que se saldó con la vida de 14 personas. Syed Farook y su esposa Tafsheen Malik cometieron tal atrocidad. Cuando las autoridades interceptaron sus pertenencias centraron sus esfuerzos en desbloquear el iPhone 5c del terrorista.

Para ello, el FBI solicitó ayuda a Apple, pero la compañía no quiso colaborar. Fue entonces cuando los ingenieros de Cellebrite entraron en acción y lograron desbloquear el dispositivo, algo que a día de hoy siguen sin confirmar. Por lo pronto se espera que del minucioso estudio sobre el teléfono de Diana Quer se pueda extraer alguna pista que pueda ayudar a resolver el caso. Ya se apunta a la recuperación de las misteriosas imágenes borradas del dispositivo.

Fotos

Vídeos