Rajoy apuesta por una alternativa constitucionalista en Cataluña: «La puede y la debe haber»

El presidente censura la actitud de Ciudadanos y reclama que el Parlamento invista a un candidato «normal»

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

Mariano Rajoy ha censurado hoy que únicamente el independentismo haya intentado promover un candidato a la investidura en Cataluña. Un mensaje que lleva a Ciudadanos como destinatario y que coincide con los reproches del PP a Inés Arrimadas por no haber contactado con otros partidos como líder de la lista más votada. “Cada vez son más los catalanes que se preguntan cuánto tiempo se puede mantener una comunidad autónoma sometida a la voluntad y los vaivenes de una sola persona y también comprendo que otros muchos no entiendan que no se presente una alternativa constitucionalista a la situación actual. La puede y la debe haber”, ha defendido el presidente pese a que los números no dan para hacer viable esta opción.

Quien, a juicio de Rajoy, no cumpliría los requisitos para alcanzar la Generalitat es Carles Puigdemont. El jefe del Ejecutivo reclama un aspirante que pueda estar presente en la sesión de investidura, que pueda ejercer su cargo y gobernar, que pueda debatir con la oposición y someterse al control sin estar incurso en procedimientos judiciales. “Los ciudadanos votaron con normalidad y ahora está en manos del nuevo Parlamento catalán elegir de una forma normal a un presidente normal”, ha zanjado en el coloquio del Foro ABC-Deloitte.

La otra cuestión pendiente en Cataluña es dirimir si, como sospecha el juez de instrucción número 13 de Barcelona, el dinero del Fondo de Liquidez Autonómica se destinó de alguna manera al referéndum del 1 de octubre. Rajoy negó ayer rotundamente en el Congreso que “ni un solo euro” se haya desviado al proceso independentista. Lo hizo en una respuesta a Albert Rivera, a quien en el PP consideran “desleal” por hacer política con la cuestión catalana.

La duda al presidente le ofende: “Tengo la conciencia muy tranquila, si alguien se cree que yo he pagado una factura para el referéndum, que además yo no pago las facturas, francamente pues es que no está muy bien”. “Es evidente -ha añadido-, y a ver si todos tenemos buena fe, que el Gobierno de España no se dedica a dar dinero para que se haga un referéndum como este y, por tanto, yo no tengo ningún conocimiento de que eso se haya producido”. En todo caso, si se demuestra lo contrario, asegura no tener problemas en rectificar y señalar “que aquí ha habido un fraude”.

Sin desencuentros

Pese a todo, Rajoy garantiza no tener “desencuentros” con Ciudadanos, partido en el que confía para aprobar los Presupuestos Generales del Estado. “Voy a trabajar para que Ciudadanos haga honor a su palabra y no tenga ninguna duda de que así va a ser”, ha deslizado. Cabe la posibilidad, eso sí, de que el Gobierno, inmerso en la crisis catalana, no logre ni el respaldo del PNV ni, por lo tanto, aprobar las cuentas de este año.

En ese escenario, el presidente no contempla que la duración de la legislatura vaya a sufrir, dado que los Presupuestos de 2017 están ya prorrogados. En la Moncloa saben que las relaciones en el Congreso se van a ir complicando a medida que se aproximen las citas electorales, pero Rajoy llama por ahora a la tranquilidad.

Lo que no desvela es a quien prefiere, si a Pedro Sánchez o Albert Rivera, para pasar un rato de asueto. “¿Con quién se tomaría una cerveza?”, le han preguntado. “Yo creo que con el que llevara mi ritmo”, se ha limitado a responder el presidente.

Fotos

Vídeos