Una niña de dos años ingresa en coma tras ingerir hachís en Murcia

Puerta de urgencias del Hospital Los Arcos./Antonio Gil / AGM
Puerta de urgencias del Hospital Los Arcos. / Antonio Gil / AGM

El caso está ya en manos de la Fiscalía de Menores, después de que los padres hayan reconocido que son consumidores de cannabis

ALEXIA SALAS

Una niña de dos años ingresó el sábado en el Hospital Los Arcos tras ingerir en su casa de San Pedro del Pinatar, de forma accidental, una cantidad indeterminada de hachís. La pequeña llegó al servicio de Urgencias en estado de coma debido a la fuerte intoxicación, aunque gracias a la asistencia recibida ya se encuentra fuera de peligro. De hecho, una vez pasado el fin de semana recibió el alta médica y ha podido regresar al domicilio con su familia.

Fue el sábado por la mañana cuando la niña ingirió la sustancia estupefaciente, que debía tener a mano en la casa familiar del barrio de Los Peñascos. Pocas horas después perdió el conocimiento y entró en estado de coma, por lo que los familiares llamaron al servicio de emergencias para solicitar una ambulancia. El personal sanitario y facultativo que se encontraba de guardia en Urgencias no olvidará fácilmente la llegada de la pequeña, sin consciencia y con los dientes ennegrecidos tras haber masticado la goma de hachís.

A pesar de que los familiares explicaron que «la niña habría comido algo del suelo», los análisis que se realizaron dieron positivo en cannabis, sin dejar lugar a dudas. En el hospital mantuvieron a la menor en observación, con vigilancia permanente de sus constantes vitales hasta el lunes, cuando fue dada de alta.

El caso está ya en manos de la Fiscalía de Menores, después de que los padres hayan reconocido que son consumidores de cannabis

Le administraron además tratamiento con oxígeno ante las repetidas bajadas respiratorias, y suministro de suero para mantenerla hidratada. En las horas sucesivas, cuando recuperó la consciencia, la niña mostró síntomas de padecer brotes ocasionales de psicosis alternados con ataques de risa en un comportamiento anómalo a consecuencia de los efectos que la droga causó en su organismo.

Los progenitores, interrogados

Como es habitual en los casos relacionados con drogas, el hospital dio parte a la Guardia Civil sobre la intoxicación de la menor, por lo que unos agentes se desplazaron a Los Arcos, donde identificaron a los padres de la niña afectada. A las preguntas de la Benemérita, los progenitores reconocieron ser consumidores habituales de droga, por lo que la niña pudo haber accedido a ese tipo de sustancia en su propio domicilio de forma accidental, según explicaron a los agentes.

Según indicaron ayer fuentes de la Guardia Civil, no se detectó delito, ya que el consumo en un lugar privado como es el domicilio no está perseguido por la ley. Tampoco el juez ordenó un registro del domicilio, aunque las diligencias siguen su curso a la espera de la Fiscalía de Menores solicite alguna actuación posterior. También los Servicios Sociales podrían decidir intervenir en la situación de la menor. Los trabajadores sociales y la Consejería de Familia tendrán que analizar ahora el caso para decidir las actuaciones que proceda tomar.

Fotos

Vídeos