Liberado un joven secuestrado por una peligrosa banda en Toledo

Uno de los secuestradores detenido./Guardia Civil
Uno de los secuestradores detenido. / Guardia Civil

La víctima fue abordada el pasado 21 de noviembre cuando regresaba a su domicilio | Los tres secuestradores exigían el pago de un rescate para la liberación del rehén

COLPISAMadrid

La Guardia Civil ha liberado a un joven que fue secuestrado en la provincia de Toledo por una peligrosa banda que le tuvo encerrado durante horas en un cuarto de baño de un local abandonado, sin luz ni calefacción, atado de pies y manos y amordazado.

Según ha informado la Dirección General del instituto armado, el joven fue abordado el pasado 21 de noviembre en las inmediaciones de su domicilio en la localidad toledana de Santa Olalla por unos desconocidos que le introdujeron en un vehículo, le taparon los ojos y abandonaron rápidamente el municipio.

Poco después, los secuestradores se pusieron en contacto con su familia, a la que extorsionaron y exigieron que hiciera efectivo un primer pago de 45.000 euros a cambio de liberar al rehén.

De no hacerlo, amenazaron a la familia con acabar con la vida del joven si, además, alertaban a las fuerzas de seguridad.

Tras varias horas en las que el secuestrado fue cambiado de lugar de cautiverio en diversas ocasiones y pese a las medidas de seguridad que empleaban en sus desplazamientos, con continuas comprobaciones y vigilancias para evitar ser detectados, los investigadores averiguaron que se encontraba retenido en algún lugar entre las localidades de Santa Olalla y el Casar de Escalona.

Tres detenidos

Ante la presión policial derivada del amplio dispositivo desplegado por unidades de la Guardia Civil especializadas en secuestros, los autores liberaron a la víctima antes de realizar el pago de su rescate.

Poco después, la Guardia Civil procedió a la detención de tres individuos por su supuesta implicación en el rapto, dos de ellos españoles y uno de nacionalidad rumana.

De igual forma los agentes realizaron cuatro registros, en los que se intervinieron armas de fuego y sustancias estupefacientes, así como los vehículos empleados para la comisión del secuestro.

La víctima, que fue trasladada al centro de salud, no presentaba más lesiones que las provocadas en las muñecas y en las piernas por las ataduras, aunque se encontraba aturdido debido a la vivencia sufrida.

Según el resultado de las pesquisas, la trama fue urdida por unos peligrosos delincuentes de la zona, conocidos por la posesión de armas de fuego, su vinculación con el tráfico de drogas y el empleo de una violencia extrema en sus acciones.

Fotos

Vídeos