Acotan una zona de Las Negras tras hallar una «prenda de ropa» que podría ser de Gabriel

Voluntarios y efectivos recorren un paraje del parque natural en busca del pequeño Gabriel. / Efe / R. García

El tejido, de color blanco y de talla infantil, ha sido localizado a cuatro kilómetros de donde desapareció el pequeño | «El detenido no tiene ninguna relación con la desaparición», afirman los padres de Gabriel

Fran Gavilán / agencias
FRAN GAVILÁN / AGENCIASAlmería

Los padres de Gabriel Cruz, el niño de ocho años al que se le perdió la pista el pasado martes en el paraje de Las Hortichuelas del municipio almeriense de Níjar, han desvinculado de la desaparición del pequeño al detenido por quebrantar una orden de alejamiento con respecto a la madre del pequeño, y han mostrado que mantienen "la esperanza de recuperar a Gabriel pronto".

En una rueda de prensa, Ángel Cruz, el padre del menor, ha aclarado que el hombre acusado de acosar a la madre de Gabriel "no tiene ninguna relación con la desaparición de nuestro hijo", y ha insistido en que "está en prisión por los reiterados quebrantamientos de las medidas impuestas por sus comportamientos de acoso hacia Patricia", la madre del menor.

Además, el padre ha agradecido a los voluntarios y a la ciudadanía "el esfuerzo realizado en la búsqueda de nuestro pequeño Gabriel", y ha añadido que también agradece la labor de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de emergencias, "con los que estamos en contacto permanente y que nos permiten mantener la esperanza de recuperar a Gabriel pronto".

En este sentido, ha añadido que un niño de ocho años "tiene que estar en casa con su familia", porque "sabemos que nos necesita y haremos cualquier cosa para recuperarlo". Por su parte, la madre del pequeño ha reiterado que el detenido está en la cárcel "por un asunto de acoso hacia mi persona, en el que llevaba casi dos años, en los que me he sentido muy acosada y con miedo".

A este respecto, ha agregado que se formularon "todas las denuncias posibles", y ha destacado que el quebrantamiento de la orden de alejamiento "ha sido el motivo de su detención", y no "porque tenga nada que ver con nuestro hijo". "Esa vía queda totalmente descartada", ha apostillado. Asimismo, Patricia, "como madre", ha pedido "sin rencor" que "dejen en un sitio público" al pequeño, "donde él pueda acercarse a llamar a alguien", porque "nosotros sólo queremos estar con él".

La madre del menor ha agregado que su hijo es "un niño muy especial y muy bonito", que tiene que estar con sus padres porque "tiene que hacerse grande y tiene muchas cosas que hacer en esta vida". En este sentido, el padre también ha agregado que "Gabriel es muy pequeño y necesita a su madre y a su padre". Finalmente, ambos han agradecido "todo lo que se está haciendo por nosotros".

Prenda de ropa

Entrada la tarde, agentes de la Guardia Civil han prohibido el paso a un camino de tierra situado en la pedanía nijareña de Las Negras que da acceso al Barranco de Las Águilas, junto a la depuradora y muy cerca del trayecto que conduce a la Cala de San Pedro, a unos 6 kílometros de donde desapareció el menor. El acceso está restringido a cualquier persona ajena a la investigación. Ha sido en torno a las 18.00 horas cuando más de una veintena de patrullas de la Guardia Civil, entre ellas furgonetas de la Unidad de la Policía Científica, han subido «a toda prisa» por esa vereda de tierra hasta llegar a una zona que podría ser determinante en la investigación que rodea a la desaparición del pequeño Gabriel.

Al parecer, la alarma saltó cuando el padre, junto a otros voluntarios, encontraron una prenda de ropa, una camiseta de color blanca, que podría pertenecer al menor de ocho años. Este extremo no ha sido confirmado por fuentes oficiales, si bien una veintena de agentes está sobre la zona, incluido los canes del Servicio Cinológico de la Guardia Civil y los agentes del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), quienes estarían buscando en las aguas de las depuradoras y en balsas cercanas a la zona.

Ingreso en prisión

D. M. F. A., vecino de Antas y de 42 años, detenido el pasado miércoles por quebrantar la orden de alejamiento que pesa sobre él después de haber sido condenado hasta en tres ocasiones por acosar a Patricia Ramírez, madre del pequeño Gabriel, ha ingresado en el centro penitenciario del Acebuche sin pasar por los juzgados al existir un auto dictado por el Juzgado de lo Penal número 4 donde se revocó la suspensión de la condena que tenía dictada en octubre en 2017 y ordenó el ingreso en prisión.

Así lo han confirmado fuentes consultadas por este periódico, quienes han señalado que, de momento, el detenido no guarda relación con la desaparición del menor aunque todavía no se descarta de manera oficial.

Más información

Tal como señaló este viernes el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, hasta el momento no se ha encontrado ninguna vinculación entre este hombre y la desaparición del pequeño Gabriel, cuya búsqueda se ha reanudado en la mañana de este sábado.

El hombre de 42 años fue condenado, en concreto, a la pena de seis meses de prisión con la atenuante de trastorno mental por quebranto de medida cautelar ya que, en noviembre de 2016, le fue impuesta una medida de alejamiento de 200 metros por parte del Juzgado de Instrucción 6 de Almería, que tiene vigencia hasta noviembre de 2019.

Un país en vilo

Este vecino de la pequeña localidad almeriense de Antas, con apenas 3.000 habitantes, se ha convertido en el foco de atención en torno a la investigación de la Guardia Civil que trata de dar con el paradero del pequeño Gabriel, que mantiene en vilo a todo el país.

Dispositivo de búsqueda.
Dispositivo de búsqueda. / F. Gavilán

El individuo, a quien sus vecinos describen como «un hombre solitario» y amante del 'running', también conocido por pintar cuadros durante los veranos en el paseo marítimo de Garrucha, fue detenido durante la mañana del pasado miércoles, justo un día después de la extraña desaparición del menor de ocho años mientras realizaba un recorrido que de apenas cien metros, 140 pasos tasados, y que «conoce a la perfección», según apuntó Ángel, padre del niño Gabriel.

El hombre, que fue detenido por «manipular la tarjeta telemática» días antes de la desaparición del chico, artilugio que lleva puesto en virtud de una orden de alejamiento sobre la madre de Gabriel, permanece en los calabozos de la Comandancia de Almería a la espera de poder sacar algo en claro.

De hecho, los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) especializada en la búsqueda de personas, que llegaron el pasado jueves procedentes de Madrid para unirse a las labores de búsqueda, le interrogaron durante el día de ayer nuevamente con el objetivo de aclarar si tiene algo que ver con la desaparición del niño. No obstante, fuentes consultadas por este periódico señalan que el detenido tiene «una coartada sólida».

Se reanuda la búsqueda

La jornada de búsqueda de Gabriel Cruz finalizó este viernes sin resultados, si bien las tareas de localización del menor han sido reanudadas a primera hora de la mañana de este sábado, con unas 500 personas, entre personal de emergencias y voluntarios. Así lo confirmaron a Europa Press fuentes de la Guardia Civil.

La búsqueda se suspendió en torno a las 21 horas de este viernes, una vez que cayó el sol en la zona y no disponían de suficiente luz para continuar. No obstante, a las 08.15 horas de este sábado se ha reanudado las labores, contando además con la incorporación de nuevos efectivos al dispositivo.

De este modo, este sábado se podrá inspeccionar la zona de los acantilados en la línea de costa, así como los puntos más altos de la sierra de Cabo de Gata-Níjar. Igualmente, las mismas fuentes han precisado que en esta jornada ampliarán el perímetro de búsqueda más allá de los cuatro kilómetros.

Acoso «casi permanente»

La última vez fue el pasado 14 de febrero, hace tan sólo algo más de dos semanas. Esa es la fecha en la que el titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Almería, Luis Miguel Columna, condenó a seis meses de prisión a este vecino de Antas tras quebrantar la orden de alejamiento que pesaba sobre él respecto a la progenitora del niño de 8 años.

Según el fallo, el procesado quebrantó el alejamiento de 200 metros respecto a su víctima que le fue impuesto el 7 de noviembre de 2016 por el Juzgado de Instrucción número 6 de Almería. En este último procedimiento penal se expone que D. M. F. A., a quien señalan que «sufre depresión desde hace varios años», buscó de «manera insistente» la cercanía física de Patricia Ramírez e incluso intentó contactar con ella, de forma que la madre de Gabriel «sintió temer de salir a la calle por no encontrarse con el acusado».

La sentencia relata distintos episodios de acoso por parte del procesado. Uno de ellos señala que el acusado acudió, a partir del verano de 2016, «a todas las carreras» en la que trabajaba Patricia, llegando «dos horas con antelación, sentándose delante de ella y haciendo gestos con las manos como si hiciera fotografías».

En otra ocasión, reza el fallo, D. M. F. A. «se acercó al lugar donde ella reside con la finalidad de encontrársela, ocurriendo así en varias ocasiones». Así, la sentencia cuenta que un día «la siguió» desde el Auditorio Maestro Padilla de la capital hasta un establecimiento, «quedándose en la acera y dando vueltas de un lado a otro».

D. M. A. F. llegó, incluso, a acudir a lugar donde trabaja Patricia Ramírez para preguntar por ella. El magistrado relata en su sentencia que también le envío «numerosos emails» a los compañeros de la mujer, «pidiéndoles» a estos que se los reenviaran a la progenitora de Gabriel.

Al parecer, los capítulos del supuesto acoso se sucedieron. Según la última sentencia, fechada el pasado 14 de febrero, el ahora detenido también se personó en la mañana del 11 de abril de 2017 en una en las inmediaciones del Pabellón Moisés Ruiz de la capital almeriense.

Lo hizo, según remarca el magistrado, «siendo conocedor de que» Patricia Ramírez acudía «habitualmente al mismo por motivos laborales». A continuación, sobre las 15.45 horas, se personó en una cafetería situada a unos 50 metros del referido pabellón «incumpliendo con ello lo dispuesto en dicha resolución judicial».

El fallo resalta, asimismo, que D. M. F. A. presenta una alteración afectiva base que le determina «una percepción alterada de la realidad, que supone una incapacidad para comprender la naturaleza e ilicitud de los hechos enjuiciados».

Escuadrón de caballería

Dicho dispositivo, que también se iniciará esta mañana a partir de las 8.00 horas de la mañana, contó ayer con 24 grupos de búsqueda, entre voluntarios y especialistas, para barrer toda la zona a fin de dar con alguna pista del destino del menor desaparecido. En total, fueron quinientas personas las que se sumaron a la búsqueda, entre ellos, Guardia Civil, Emergencias Andalucía (112, el Grupo de Emergencias de Andalucía y Protección Civil), Policía Local, agrupaciones de Protección Civil de Almería, de otras provincias andaluzas e incluso de otros puntos de España que se han ofrecido a la llamada de búsqueda de la familia.

También lo hicieron Bomberos de distintos parques de la provincia y de otros puntos de España como los Bomberos de Cataluña; Cruz Roja, Infoca, Agentes de Medio Ambiente, Ayuntamiento de Níjar.

Nuevas unidades como la de Caballería y expertos de Científica y de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil se sumaron al dispositivo planteado, tanto de búsqueda como de investigación, según explicó el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, quien se lamentó por «una situación que nos tiene impactada a toda la ciudadanía y que nos lleva siempre a trasladar cariño y cercanía a familiares».

Por su parte, el subdelegado de Gobierno en Almería, Andrés García Lorca, manifestó ayer el operativo de búsqueda «va continuar mientras que no tengamos la certeza absoluta de encontrar al pequeño». El tiempo corre en contra de Gabriel.

Más información:

Fotos

Vídeos