El Gobierno advierte de que no tolerará la presidencia simbólica de Puigdemont

El Gobierno advierte de que no tolerará la presidencia simbólica de Puigdemont

Sáenz de Santamaría recalca que si el líder de JxCAT tuviera más respeto a Cataluña permitiría que hubiera otro presidente

AGENCIASMADRID

El ministro de Educación y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha asegurado hoy que el Ejecutivo no tolerará "de ninguna manera" una presidencia simbólica de Cataluña por parte de Carles Puigdemont y no va a tener "ninguna contemplación" con él.

Méndez de Vigo, en una entrevista en RNE, ha resaltado que esa presidencia simbólica no existe, no tiene ninguna vía y puede estar planteándose para tratar de que Puigdemont tenga un sueldo.

En consecuencia, ha rechazado la posibilidad que defienden los independentistas y ha considerado que la reforma de la ley de Presidencia catalana que pretende Junts per Catalunya tiene "muy poco recorrido" porque es ilegal y no cree que nadie "en sus cabales" la apruebe. "Evidentemente, la recurriríamos, pero espero que ni siquiera haya que recurrirla", ha añadido.

Y se ha preguntado: "¿Qué es eso de tener un presidente que está a 1.500 kilómetros. Eso no es posible y el Gobierno no lo consentirá".

El portavoz del Gobierno ha subrayado las discrepancias existentes entre el PDeCAT y ERC, dos partidos que ha explicado que no tenían nada en común salvo, a partir de un momento determinado, la secesión. "En estos momentos la secesión es imposible porque el Gobierno no la va a consentir, y estamos viendo ahora el surgimiento de las discrepancias entre dos partidos que tenían un único objetivo pero que en sus políticas difieren, y mucho", ha recalcado

Méndez de Vigo ha garantizado que la aplicación en Cataluña del artículo 155 de la Constitución se mantendrá "hasta que haga falta".

Por otro lado, la vicepresidente del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado que Puigdemont no será presidente de la Genaralitat y ha recalcado que si tuviera más respeto a Cataluña favorecería que hubiese uno que recupere la convivencia, la economía y la buena relación con el Gobierno. "La vía de la unilateralidad está cerrada. Igual aún vemos en estos días coletazos desde Bruselas, pero no tiene cabida", ha advertido Sáenz de Santamaría en una entrevista en 20 minutos.

Ha insistido en que Cataluña no puede depender de los caprichos diarios del expresidente catalán y en que los independentistas deben pensar ahora en el daño que han causado. "Toca sembrar concordia y no discordia", ha dicho.

Y aunque ha incidido en que el Gobierno ha perdido ya la capacidad de sorpresa con Puigdemont, ha reiterado que no habrá un gobierno en el exilio. "Puede decir cosas como éstas y, después, todos hacer sesudos análisis... Pero es más sencillo: no va a ser presidente de la Generalitat", ha afirmado, y ha garantizado que habrá un nuevo presidente porque la Generalitat lo "necesita".

Fotos

Vídeos