La CRUE deja en manos de la Fiscalía el caso de Cifuentes

De izquierda a derecha la observadora de la CRUE, Carmen Ruiz; el también observador, José Ángel Contreras; y el presidente de la CRUE, Roberto Fernández, durante la rueda de prensa de hoy. / Efe I EP

Confirman «graves irregularidades» en la obtención del máster y dicen que si la presidenta no acredita las pruebas de que lo ha cursado debe dimitir

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

La Conferencia de los Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) ha hecho público este miércoles su informe tras la investigación universitaria abierta por el caso del máster de Cristina Cifuentes. El presidente, Roberto Fernández, y los observadores externos designados, Carmen Ruiz y José Ángel Contreras, jefes del Servicio de Inspección de las universidades de Murcia y Burgos respectivamente, han reconocido la existencia de «graves irregularidades» relacionadas con la obtención del título acádemico de la presidenta madrileña, pero han evitado profundizar en ellas por estar la investigación en manos de la Fiscalía.

En su comparecencia, el presidente de la CRUE y los dos observadores han explicado que en el expediente abierto en la Universidad Rey Juan Carlos, «no obran parte de los documentos solicitados» del máster de Cifuentes a causa de «la interrupción de los trámites» desde que tomó cartas en el asunto el Ministerio Público para no interferir en la investigación judicial.

Según Fernández hay «indicios racionales de delito», por lo que ha señalado que la universidad pública madrileña tomará medidas cuando se pronuncie la justicia. El pasado viernes su rector, Javier Ramos, trasladó el caso a la Fiscalía al apreciar «falsedad en documento público» en el acta que supuestamente certificaba que la dirigente del PP había defendido su trabajo final de máster en 2012.

La investigación de la URJC

En su informe, que despeja pocas dudas, los observadores designados se han limitado a decir que el procedimiento seguido por la Rey Juan Carlos se llevó a cabo correctamente. Desde el organismo insisten en que su función era únicamente la «vigilar» que así fuera sin entrar a valorar otras cuestiones.

Lo que sí han confirmado los dos inspectores de las Universidades de Murcia y Burgos es que ni el catedrático Enrique Álvarez Conde ni las profesoras Clara Souto y Cecilia Rosado, ni la funcionaria Amalia Colange han comparecido ante los servicios de inspección, por petición de aplazamiento por baja médica.

Las firmas de estas dos docentes aparecen en el acta de Trabajo de Fin de Máster, junto a Alicia López de los Mozos, que presuntamente fue falsificada, dado que ésta última profesora manifestó que la rúbrica que aparecía no era la suya, según explicó ella misma.

Respaldo al rector

El presidente de la CRUE ha calificado de «precipitada» la primera salida pública de Ramos, el pasado 21 de marzo, cuando negó en un principio las irregularidades que luego fueron trascendiendo, pero ha calificado también de correcto el trabajo de investigación interna que se está llevando a cabo esa universidad madrileña.

Fernández ha salido además en defensa del buen nombre de la universidad pública y ha tildado de «inaceptable» que «algunos políticos» extiendan «una sombra de duda sobre el funcionamiento de la universidad española».

Y ha considerado que si la dirigente del PP no acredita con las debidas pruebas que ha cursado el posgrado, debería dimitir.«Si dicen tener un máster, tienen que estar en situación de garantizarlo y, si no lo tienen, deben presentar su dimisión», ha remarcado.

Fotos

Vídeos