Confiesa el cartero que guardó 3.272 cartas en su trastero en vez de entregarlas

Confiesa el cartero que guardó 3.272 cartas en su trastero en vez de entregarlas

Es autor de un delito de infidelidad en la custodia de documentos, con las atenuantes de reparación del daño, pues fueron recuperadas la totalidad de las cartas retenidas por el procesado, y de confesión

EFE

La Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a dos años de prisión, a cuatro años de inhabilitación y a una multa de 1.800 euros a un cartero de Alcoy que entre 2004 y 2015 se quedó con 3.272 cartas dirigidas a las localidades de Ibi y Ontinyent, que no repartió y ocultó en un trastero.

De esta forma, el magistrado-presidente del jurado atiende a un acuerdo de conformidad alcanzado entre las partes para evitar el juicio, que se iba a celebrar del 15 al 17 de enero ante un tribunal popular en la Audiencia provincial.

También a tenor del acuerdo, el magistrado considera que el cartero es autor de un delito de infidelidad en la custodia de documentos, con las atenuantes de reparación del daño, pues fueron recuperadas la totalidad de las cartas retenidas por el procesado, y de confesión, por lo que además se le suspende la pena de prisión con la condición de que no vuelva a delinquir en cuatro años, según recoge la sentencia facilitada por el Tribunal Superior de Justicia.

Entre 2002 y 2015 el condenado desempeñó funciones de repartidor en la Jefatura Provincial de Correos y Telégrafos, concretamente en las localidades de Alcoy, Ibi y Alicante, hasta que en noviembre de 2007 adquirió la condición de trabajador fijo en la unidad de distribución de Ontinyent.

Así, en el apartado de hechos probados la sentencia especifica que “desde fecha indeterminada” del año 2004 y hasta abril de 2015 “incumplió la obligación inherente al cargo”, el reparto de la correspondencia, y se apoderó de 3.272 cartas dirigidas a domicilios de Ibi y Ontinyent, cartas que ocultó en el trastero de su vivienda de Alcoy hasta que fueron recuperadas.

Fotos

Vídeos