Ideal

Los letrados del Parlament cuestionan la reforma del reglamento para acelerar la desconexión

Intervención de Puigdemont en el Parlament.

Intervención de Puigdemont en el Parlament. / Quique García (Efe)

  • Los servicios jurídicos creen que puede perjudicar a las minorías y aconsejan que se haga por amplio consenso

Los letrados de la Cámara catalana han emitido un informe que pone en cuestión los planes de los partidos independentistas, que pretenden reformar el reglamento del Parlamento catalán para poder aprobar la ley de desconexión por la vía de urgencia y sin apenas debate.

Según el dictamen de los servicios jurídicos, que no es vinculante, reformar el reglamento de la Cámara catalana necesitaría de un "amplio consenso”, cuando en estos momentos solo lo apoyan y solo han participado en las ponencias conjuntas Junts pel Sí y la CUP, que suman 72 de los 135 diputados de la Cámara. Las cuatro formaciones restantes (Ciudadanos, PSC, Catalunya sí que es Pot y el PP) del Parlamento catalán se han negado a participar, porque consideran que la reforma del reglamento se hará únicamente para que los independentistas puedan aprobar la ley de transitoriedad jurídica, que será una declaración de independencia de facto, sin apenas debate parlamentario y sin que la oposición pueda presentar enmiendas. Su objetivo es aprobar la ley de ruptura, la más trascendente en casi 40 años de autonomismo, en lectura única, para registrarla en un día y aprobarla ese mismo día. Todo ello para evitar la impugnación del Gobierno central al Tribunal Constitucional.

Los letrados consideran que "la regla habitual en las sucesivas reformas del reglamento" ha sido por consenso y que deben mantenerse los derechos de las "minorías parlamentarias”. Además, alertan que que la intención de Junts pel Sí y la CUP de poder incluir votaciones de última hora en los plenos si lo pide una mayoría de diputados, podría provocar "que una mayoría relativamente poco reforzada pueda decidir llevar al pleno cualquier tramitación parlamentaria pese a que no haya cumplido todos los trámites".

Así, los servicios jurídicos apuntan que una ley se puede tramitar por lectura única si su "naturaleza" lo recomienda o si goza de un carácter de "simplicidad". Extremos que difícilmente pueden atribuirse a la ley de transitoriedad, pues supondrá la creación de una nueva legalidad catalana, que sustituirá a la española.

Junts pel Sí y la CUP tienen previsto dar a conocer el contenido de la ley de transitoriedad jurídica, la norma que debe dar “amparo legal”, a su juicio, al referéndum el día 30 de junio. Lo único que se sabe de ella es que se aprobará por la vía exprés, en un debate de unas dos horas, y que en su artículo primero define a Cataluña como una “república de derecho, democrática y social”. En uno de los borradores que ha trascendido, la ley contemplaría la declaración unilateral de independencia si el Gobierno central impide que se celebre la consulta. Esta ley se aprobará a finales de agosto. Con la ley aprobada, Puigdemont firmará la convocatoria del referéndum a principios de septiembre.

Desde Junts pel Sí han apuntado hoy consideran “oportunas” las consideraciones técnicas de los letrados de la Cámara y que las “tendrán en cuenta”.