Ideal

A prisión acusado de violar a una niña tras chantajearla con difundir fotos íntimas

  • La víctima, de 13 años, conoció en una red social al joven, que habría usado las imágenes para lograr una cita en la que se produjo la supuesta agresión sexual

Un joven ha ingresado en prisión acusado de violar a una niña de 13 años a la que habría extorsionado mediante la difusión de fotos íntimas que previamente había obtenido de ella, según confirmaron a este periódico las distintas fuentes consultadas.

El arresto del joven, que tiene 18 años, se produjo el miércoles pasado. Agentes de la Unidad de Familia y Atención a la Mujer (UFAM) de la comisaría de la Policía Nacional en Fuengirola lo detuvieron a raíz de la denuncia presentada por los padres de la menor, que reside en un municipio de la Costa occidental malagueña. El chico también vive en la misma zona.

La víctima conoció al sospechoso en una red social, donde entablaron amistad y mantuvieron numerosas conversaciones. Según fuentes cercanas al caso, él le habría solicitado que le mandara imágenes de carácter íntimo, una práctica muy extendida que se conoce como ‘sexting’. Ella accedió y le envió varias fotografías.

Al parecer, el joven propuso a la menor concertar una cita para conocerse en persona y trasladar su relación del mundo virtual al físico. Fuentes cercanas al caso explicaron que hubo un primer encuentro entre ambos y que, al término del mismo, la menor comunicó al chico su deseo de poner fin a esa relación y que no quería volver a quedar con él.

Quedaron en Fuengirola

A partir de ahí, las versiones de ambos difieren por completo. La niña declaró a los investigadores que el acusado se enfadó y volvió a contactar con ella, aunque en un tono completamente distinto, obligándola supuestamente a mantener una segunda cita. Quedaron en Fuengirola, de ahí que la investigación haya recaído en la comisaría de esa ciudad, que es además donde los padres formalizaron la denuncia.

Según el testimonio de la menor, el joven presuntamente la amenazó con subir a Instagram las fotos íntimas que había conseguido de ella si no accedía a mantener relaciones sexuales con él. La víctima aseguró que cedió al chantaje para evitar que las imágenes acabaran en la red social, a la vista de todo el mundo.

Los investigadores de la UFAM, a la vista del relato de la menor, procedieron a la detención del joven, al que le leyeron los derechos por presuntos delitos de agresión sexual, contra la intimidad e integridad moral, coacciones y tenencia de pornografía infantil (por la posesión de las imágenes íntimas de la denunciante y la supuesta amenaza de difundirla en Instagram).

El sospechoso pasó el jueves a disposición de la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Fuengirola. El joven, que carece de antecedentes, negó por completo haber mantenido ese segundo encuentro con la menor ni, por tanto, haber cometido la agresión sexual de la que ella lo acusa. La jueza, no obstante, ordenó su ingreso en prisión provisional, medida que ya ha sido recurrida por su defensa.

Precisamente, la Asociación Proyecto Hombre presentó un informe la semana pasada en el que se aseguraba que uno de cada tres niños de entre 12 y 14 años reconocía practicar ‘sexting’ –intercambio de imágenes sexuales– de forma habitual.