Ideal

El Gobierno catalán en pleno suscribirá mañana un «compromiso» solemne con el referéndum

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont con el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont con el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras. / Efe
  • Puigdemont y Junqueras tratan de cerrar la crisis del independentismo

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto con el vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda, Oriol Junqueras, y el resto de miembros del Consejo Ejecutivo, así como altos cargos de la administración catalana firmarán mañana un "compromiso con el referéndum", en un acto solemne, que tendrá lugar en el Palau de la Generalitat. Un manifiesto que llevará la rúbrica del ejecutivo en bloque, que tendrá toda la carga simbólica, pero no se espera que tenga ningún valor jurídico. La CUP, por su parte, reclama que en el acto, Puigdemont anuncie la fecha y pregunta del referéndum.

Puigdemont y Junqueras tratarán de enviar un mensaje de unidad y de cierre de filas con el proceso soberanista, después de varias semanas en las que los principales actores del secesionismo han aireado en público sus diferencias y no han ocultado que se miran de reojo, ante las dificultades por culminar el proyecto rupturista y porque piensan ya en elecciones.

La crisis en el independentismo se desató con toda su crudeza, tras la publicación de una grabación al número 3 del PDeCAT, David Bonvehí, en la que reconocía que el partido buscaría un candidato "autonomista" en caso de que fracasara el proceso. El PDeCAT acusó a ERC de grabar el audio y de filtrarlo a la prensa y amenazó con acudir a la Fiscalía. Finalmente no denunció los hechos, pero el episodio ha aumentado las desconfianzas.

Además, trascendió un choque entre el departamento de la vicepresidencia, en manos de ERC, y el de Gobernación, del PDeCAT, por el encargo para comprar las urnas del referéndum. El último desencuentro se ha producido esta semana. Junqueras se mostró favorable de la declaración unilateral de independencia, mientras que sus socios le pidieron que se centre en la consulta. El acto de mañana tratará de escenificar que el soberanismo vuelve a trabajar unido.

Ayer, la plana mayor del independentismo arropó en bloque a la presidenta de la Cámara catalana, Carme Forcadell, investigada en el TSJC. Puigdemont aprovechó para hacer un llamamiento a los ciudadanos de Cataluña a "comprometerse colectivamente como país" ante el "intento del Estado" de "inhabilitar a todo un pueblo". Forcadell dijo que el soberanismo estará a la altura del momento histórico.