Ideal

Rajoy: «En esta vida se cambia lo que no funciona»

Directo

Mariano Rajoy. / Óscar del Poxo

  • El presidente del Gobierno y líder del PP mantiene a María Dolores de Cospedal al frente de la Secretaría General del partido

  • Rajoy elige a Fernando Martínez-Maillo para ocupar el cargo de coordinador general y responsable electoral y de organización

"En esta vida se cambia lo que no funciona, lo que funciona, no". Con estas palabras, el presidente del Gobierno y líder del PP ha anunciado este sábado que mantiene a María Dolores de Cospedal frente a la Secretaría General del Partido. Rajoy ha elegido a Fernando Martínez-Maillo para ocupar el cargo de coordinador general y responsable electoral y de organización.

El presidente del PP ha anunciado los nombres elegidos para el nuevo comité ejecutivo nacional y también ha confirmado en sus puestos a todos los miembros del comité de dirección, de forma que mantiene como vicesecretarios a Javier Arenas, Javier Maroto, Pablo Casado y Andrea Levy. "Son los que había, no los he cambiado. Lo han hecho bien, y en esta vida se cambia lo que no funciona, lo que funciona no", ha subrayado el presidente del Gobierno tras anunciar su decisión.

Rajoy, máximo dirigente del PP desde 2004, fue reelegido presidente de la formación con el apoyo de 2.530 compromisarios, de un total de 2.645 votos válidos. El mandatario, de 61 años y jefe de gobierno desde finales de 2011, concurrió como candidato único.

Minutos antes, Rajoy solicitaba la confianza de los presentes. "Quiero ser el presidente del Partido Popular. Os pido que me apoyéis. Todavía puedo dar mucho más". Con estas palabras comenzaba Mariano Rajoy su intervención ante el plenario del XVIII congreso del PP al defender su candidatura a renovar su cargo al frente de esta fuera política. "Tenemos que tener algo muy bueno porque, aunque vivimos la peor crisis, volvimos a ganar las elecciones. Dejamos atrás muchos votos, pero lo conseguimos. Han intentado impedir que gobernemos, pero repetimos las elecciones y volvimos a ganar mejorando nuestros resultados, y no como el resto de partidos", ha recordado.

"Yo sé lo que supone ser presidente del PP. Lo he sido y lo soy. Ha sido y es un enorme honor. He dado todo lo que he podido. Todo. Estoy en condiciones de señalar que todavía puedo dar mucho más y que estoy absolutamente convencido", ha hecho hincapié. "Quiero un partido cada vez más grande y más unido para todos los españoles. No porque no existan diferencias sino porque sabemos integrarlas en un proyecto común. No tenemos miedo al debate. Hemos aprobado 4.000 enmiendas". Y se ha permitido hacer referencia a Podemos: "Hay partidos que caben en una plaza de toros".

Pese a que finalmente, María Dolores de Cospedal se ha mantenido en la Secretaría General esta mañana la duda rondaba los corrillos en el XVIII Congreso Nacional de los populares. El malestar por la acumulación de cargos en manos de Cospedal ha calado.

Pocas veces el PP ha vivido un episodio como el de ayer. Los compromisarios se dividieron en dos al votar la enmienda que censuraba casos como el de la secretaria general, que ejerce varios puestos orgánicos e institucionales. El texto fue rechazado tan sólo por 25 votos de diferencia y quedó suspendida en el plenario del congreso de los populares la sensación de que buena parte de las bases apuestan por endurecer las incompatibilidades.

El autor del documento, el concejal de la localidad conquense de San Clemente, Francisco Risueño, denuncia que el resultado es cuestionable y ha pedido ya una revisión de los vídeos registrados por las cámaras del plenario. A su entender, el aparato del partido, con el vicesecretario de Organización a la cabeza, pudo controlar la votación. “María Dolores de Cospedal tiene una deuda política y vitalicia con Fernando Martínez-Maillo. Decir que a ojo de la mesa la enmienda se encuentra rechazada, es propio de otros países”, ha reprochado.

Manos libres

La conclusión es que no habrá artículo en los estatutos del PP que establezca la filosofía de “una persona, un cargo”. Y, por lo tanto, Cospedal podrá continuar, si así lo resuelve Rajoy, como número dos del partido, presidenta de los populares en Castilla-La Mancha, ministra de Defensa y diputada. La formación tan sólo ha aceptado limitar la acumulación de puestos de manera “gradual”. Un término que compromete a poco.

Pero el debate se ha instalado en la militancia. El presidente del PP de Andalucía, uno de los más firmes defensores de acabar con el pluriempleo en el partido, ha subrayado que “ayer hubo división”. Acepta Juan Manuel Moreno el mandato de la mayoría, pero advierte: “Lo que es evidente es que hay un cierto rechazo por una parte de la militancia a la acumulación de cargos”.

Primeras consecuencias

Las primeras consecuencias de este debate se han producido en casa de Cospedal. Rogelio Pardo, miembro hasta este sábado del Comité Ejecutivo Regional del PP en Castilla-La Mancha, ha presentado su dimisión de este órgano ante el “auténtico pucherazo” que, a su entender, se produjo en la votación del viernes.

Pese a todo, los dirigentes del PP creen que la voluntad de Rajoy es inquebrantable. Y la tradición del partido demasiado arraigada. Por lo que si el líder de los populares reafirma a Cospedal en el cúpula de Génova, el exvicesecretario de Organización, Carlos Floriano, lo tiene claro. “La gente apoyará -ha insistido- lo que el presidente decida”.