Ideal

Detienen a dos jóvenes por apedrear una jefatura de la Policía Local y a varios agentes

  • Al parecer, provocaron destrozos en un vehículo patrulla, al que reventaron una de las lunas y le abollaron la chapa

La Policía Local ha detenido a dos jóvenes, de 21 y 25 años, ambos vecinos de la capital, por un supuesto delito de daños y otro de atentado contra agente de la autoridad. En concreto, se les acusa de apedrear una jefatura de este cuerpo y a varios de sus policías.

Los hechos han sucedido hoy sobre las 06.15 horas. Los agentes que estaban en la Jefatura de Policia de Barrio Distrito Norte, situadas en la calle Gaspar Nuñez de Arce, en Carlinda, comenzaron a escuchar golpes fuertes. Así que se asomaron para ver lo que ocurría, tras lo que observaron que lo que caían eran piedras y botellas que eran lanzadas por varias personas. Cuando se les acababa la munición, retrocedían unos 50 metros y volvían para seguir tirando estos objetos, según las fuentes.

Los agentes comunicaron rápidamente por radio lo que estaba sucediendo y se subieron en un coche patrulla para hacer frente a la situación. Pero el vehículo, que acabó con una luna reventada y varias abolladuras en la chapa, se convirtió en el nuevo objetivo.

Así que decidieron bajarse y seguir a pie. Los agentes corrían mientras seguían lloviéndoles piedras y llegaba una dotación del Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local de Málaga -que prestan servicio de paisano- como refuerzo.

Siempre según han asegurado las fuentes consultadas, los sospechosos huyeron por la calle del Nilo y los agentes observaron como se introducían en un edificio de esta zona de la ciudad. Fueron detrás y, cuando entraron en una vivienda, un agente logró evitar que cerraran la puerta del domicilio poniendo el pie delante del marco para impedirlo.

Los policías locales se identificaron y accedieron a la casa, donde se encontraba uno de los sospechosos. Al parecer, éste reconoció a los agentes su participación en los hechos y quedó detenido.

El resto de los sospechosos habían huido por una ventana de uno de los cuartos de la vivienda, que da a la calle Ganímedes. Aun así, poco después se presentó otro joven en la jefatura de la Policía Local y se entregó.

Las fuentes consultadas han precisado que se ha abierto una investigación sobre lo ocurrido y que no se descarta que se produzcan nuevas detenciones.