Ideal

La ropa, el médico y la educación también son parte de la pensión de alimentos de los hijos

La ropa, el médico y la educación también son parte de la pensión de alimentos de los hijos
  • Así lo ha dictaminado un juez, añadiendo que estos gastos se pueden desgravar de la declaración de la renta

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha dado la razón a un contribuyente que reclama a Hacienda que se considere pensión de alimentos los gastos indispensables para el sustento de sus hijos, como son el vestido, la asistencia médica o la educación más allá de la manutención diaria, que reparte con su excónyuge en régimen de custodia compartida.

Así consta en una sentencia, en la que los magistrados de la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo estiman la demanda formulada por el contribuyente contra una resolución del Tribunal Económico Administrativo Regional de Madrid.

Ésta no le permitió desgravarse en la declaración de la renta correspondiente a los ejercicios 2010 y 2011 el dinero que había acordado ingresar cada mes en una cuenta común con su excónyuge para cubrir los gastos de los hijos.

En el convenio regulador quedaba establecido que cada excónyuge ingresaba a primeros de mes 350 euros en la cuenta abierta a tal efecto (que manejaba la exesposa), enmarcándose dichas cantidades en el concepto de anualidades por alimentos a favor de los hijos, entendiendo como alimentos en sentido amplio y legal del término todos los gastos que se satisfacen a los hijos, salvo los atinentes a la manutención, que cada progenitor abonaba en su caso al tener la custodia compartida.

El Tribunal Económico Administrativo Regional no lo entendía así, al considerar que las cantidades que ingresaba en la cuenta el contribuyente eran percibidas por los hijos por el ánimus donandi de su padre, en definitiva, una donación, y no como consecuencia de la existencia de una obligación legal derivada de sentencia judicial.

Ahora, se tumba este argumento, y se establece que "la mención a las anualidades por alimentos constituye un concepto jurídico que se ha de interpretar atendiendo al tenor literal del convenio aprobado en sentencia de separación y al sentido que las partes quisieron atribuir a sus cláusulas".

Y da la razón al contribuyente al sostener que "los alimentos comprenden todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido, asistencia médica, así como la educación e instrucción" de los hijos mientras sean menores de edad y aún después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable, más allá "de la manutención o sustento, pues al hallarse la custodia compartida, lógicamente han de sufragarse por el progenitor con quien convivan, como así prevé el propio convenio aprobado judicialmente".