Ideal

Puigdemont: «El juicio del 9-N es una farsa y un teatro»

video

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. / Andreu Dalmau (Efe)

  • El presidente de la Generalitat le recuerda a Rajoy que si se ve capaz de hacer de interlocutor de Trump en Latinoamérica, debería ser capaz de ser interlocutor con Cataluña

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha cargado esta mañana con dureza contra la democracia española y contra el juicio del 9-N. En una intervención que no estaba prevista en el pleno de la Cámara catalana, el dirigente nacionalista ha calificado el juicio de "farsa" y de "teatro" y se ha despachado contra la democracia española tildándola de "enfermiza". "La historia juzgará este juicio", ha asegurado.

Según Puigdemont, la deriva antidemocrática de España es inquietante, pues en el sistema político español se puede homenajear a la división azul, mientras se llama nazi al presidente de la Generalitat. "En España se puede subvencionar a la fundación Francisco Franco, pero no se pueden poner las urnas", ha señalado.

El presidente de la Generalitat se ha expresado con dureza y ha afirmado que la sociedad española vive bajo un "muro de desinformación, manipulación, mentiras y propaganda".

"Mas, Ortega y Rigau están siendo juzgados acusados del delito de haber sido fieles del encargo de este Parlamento y de los ciudadanos", ha señalado. La democracia española, ha dicho, se permite un juicio "político sin ruborizarse". El líder nacionalista ha advertido de que el Estado español no parará el proceso con amenazas. Y ha interpelado al presidente del Gobierno por no querer hablar con el Ejecutivo catalán sobre el referéndum. "Si uno se ve capaz de hacer de interlocutor de Trump en Latinoamérica, debería ser capaz de ser interlocutor con Cataluña", ha apuntado.

La oposición ha cargado con la misma dureza y con el mismo tono crispado utilizado por el presidente de la Generalitat y ha criticado el doble discurso que utiliza Mas en su defensa ante el juicio. Por un lado se declara máximo responsable político pero al mismo tiempo afirma que no desobedeció. "Ustedes sacan pecho, pero no ante el juez", le ha recriminado Inés Arrimadas, de Ciudadanos. "No hay democracia donde alguien cree que puede saltarse las leyes", ha señalado.

En la misma línea, el portavoz de Catalunya sí que es Pot ha asegurado: "O se desobedece o no, hay que asumir las consecuencias", ha afirmado. "Ustedes hablan de desconexión, pero están pensando en elecciones autonómicas", ha criticado. "En España no se persigue a nadie por poner las urnas, se juzga al que actúa al margen de la ley", ha apuntado Xavier García Albiol, del PP. "A la hora de organizar movilizaciones son muy valientes, pero ante el juez desaparece esa gallardía", ha señalado.

Anna Gabriel, de la CUP, ha advertido: "Desobedeceremos en breve".