Ideal

Los presuntos agresores de Alsasua borraron datos de sus móviles antes del arresto

Manifestación en Alsasua en contra de las detenciones.
Manifestación en Alsasua en contra de las detenciones. / Efe
  • La Guardia Civil concluye que querían eliminar indicios que les vincularan al ataque de los guardias civiles

Varios de los acusados de la agresión a dos agentes de la Guardia Civil en un bar de Alsasua el 15 de octubre de 2016 borraron información de sus móviles en el periodo comprendido entre el ataque en el local y su detención, casi un mes más tarde, según un informe de la Guardia Civil en el que se analizan los dispositivos y al que ha tenido acceso Europa Press.

El informe concluye que esta eliminación de datos se hizo de forma consciente y tuvo como objetivo "dificultar o incluso impedir la obtención de pruebas". "Estos individuos han adoptado una serie de comportamientos o actitudes cuyo fin principal ha sido tratar de evitar que los móviles que utilizan pudieran albergar algún tipo de contenido que evidenciara su participación en la agresión", dice.

Los investigadores han analizado los terminales telefónicos y los dispositivos informáticos incautados tras la detención de diez presuntos agresores, centrándose en el periodo comprendido entre la fecha de la agresión en Alsasua y el día en que se produjeron los arrestos.

En el caso de uno de los acusados, el informe señalado apunta que eliminó la actividad telefónica de su móvil el día de los hechos, salvo una conversación a través de Facebook Messenger con el alcalde de la localidad, Javier Olla, poco antes de las siete de la mañana. En ella le pedía --"a pesar de lo intempestivo de la hora", apunta la Guardia Civil-- que se personara en el local.

"Aúpa tío. Me parece que tenías que hacer acto de presencia, tío. Te hemos llamado desde este mobil. Se an sobrado los guardias y forales con la porra. Si más", dice textualmente el mensaje incluyendo las faltas de ortografía. En este terminal se desinstaló y volvió a instalar la aplicación de Whatsapp y el acceso a Internet.

Usaba una app para no poder recuperar datos

En conversaciones posteriores, el acusado se muestra prudente y asegura que no quiere comentar lo sucedido ya que "la cosa está en Madrid" y se está poniendo seria, en referencia a la investigación abierta por la Audiencia Nacional.

El informe apunta que varios de los presuntos agresores empleaban aplicaciones de intercambio de mensajes, como Snapchat, que borra automáticamente las conversaciones. Uno de ellos instaló una app para impedir recuperar datos.

También empleaba herramientas para acceder a redes wifi privadas ajenas, lo que los investigadores interpretan como una "medida de seguridad".

Un tercer procesado comunicó a su novia por Whatsapp que había "borrado todos los mensajes" y que había comenzado a utilizar un número de telefóno. Su pareja le indica en un mensaje: "Txurro, me tienes muy preocupada".