Ideal

Errejón: «Pablo Iglesias es el líder de Podemos y lo va a seguir siendo»

video

Íñigo Errejón, número dos de Podemos. / A. Ferreras / V. Carrasco

  • El número dos de Podemos defiende la transversalidad frente a un partido que se «arrincone» en la izquierda y la protesta

Íñigo Errejón (Madrid, 1983) ha dado un paso al frente y dará “la batalla de las ideas” en Vistalegre II. El número dos de Podemos sostiene la transversalidad como la única forma de alcanzar el poder y alerta sobre el peligro de “arrinconarse” en las posiciones de la izquierda tradicional y en la protesta. La defensa de esta posición y de otras en cuestiones organizativas le ha llevado a un enfrentamiento abierto con Pablo Iglesias que ha producido una división interna en Podemos sin precedentes.

En una entrevista a este medio, el secretario político sostiene que, una vez que Podemos ha hecho historia al erigirse en apenas tres años en la tercera fuerza política, ahora toca rematar la jugada. “Debemos demostrar desde ya que tenemos la capacidad de ser una formación política que está en condiciones de hacer algo mucho más importante que denunciar lo que no funciona”. La receta de Errejón para alcanzar el poder pasa por “convencer a los millones de españoles que todavía no confían en Podemos de que tenemos un proyecto de país en el que se les incluye”. Y aquí es donde entra de lleno su idea de la transversalidad. “No representamos a cinco millones de personas y gobernamos muchas grandes ciudades de este país por haberle hablado a los que ya estaban convencidos, sino por haber despertado ilusión entre mucha gente que había votado cosas muy diferentes”, sostiene el número dos de Podemos.

El liderazgo del partido

Uno de los principales debates que se ha puesto sobre la mesa es el del liderazgo del partido. Errejón ha rehusado disputar la Secretaría General. Para él, Pablo Iglesias es el líder del partido y lo seguirá siendo tras Vistalegre II. Para el secretario político el debate que tiene lugar en Podemos no gira en torno a los nombres, sino al rumbo político. Por eso lamenta que algunos traten de convertir Visatelegre II en un plebiscito sobre Iglesias o una elección entre blanco y negro.

Si sale derrotado, Errejón asegura que estará donde quieran sus compañeros de partido. Y si es de diputado raso, lo aceptará y seguirá trabajando por un partido que fundó junto a Iglesias, Juan Carlos Monedero, Carolina Bescansa y Luis Alegre. Y cuando se le pregunta qué le parece que haya quien le tilde de moderado, Errejón sonríe. “No hay nada más ambicioso y transformador -dice- que construir una mayoría nueva. Nada les alegraría más a los partidos tradicionales y grandes poderes económicos que un Podemos que se queja de todo, levanta las banderas tradicionales y es incapaz de construir una mayoría”.

Una vez que finalice la Asamblea Ciudadana Errejón llama a remar todos en la misma dirección. Sea quien sea el vencedor. No teme por el futuro del partido, porque hay “Podemos” para rato. Errejón también hace una confesión. Desea que este proceso finalice cuanto antes para que Podemos esté disposición de dedicar todos sus esfuerzos “al trabajo en las instituciones y al trabajo con los colectivos de la sociedad civil para poder demostrar a mucha gente que una España diferente es posible”.