Ideal

Rivera reniega de quienes quieren que Ciudadanos «sea el PSOE»

video

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, atiende a los medios durante la IV Asamblea General del partido. / Efe | Vídeo: Atlas

  • El partido confirmará en su cuarta Asamblea General un giro ideológico hacia el liberalismo

Poner rumbo a 2019. Ese es el principal reto que se ha marcado Albert Rivera para la Asamblea General de Ciudadanos, la cuarta en la historia del partido y que celebra entre hoy y mañana en Coslada (Madrid). El líder centrista ha sacado pecho por haber conducido el partido hasta conseguir su peso actual "solos", con los valores y los equipos de la organización y sin haber sumado "a cualquier precio".

Rivera ha presumido ante los compromisarios naranjas de la gestión de estos últimos cinco años del partido que, a pesar de que se vio obligado a pedir créditos para las diversas convocatorias electorales de estos dos últimos años, se ha saldado sin deudas y con superávit, lo que le permite actuar "sin tener las manos atadas".

En la presentación del informe de gestión de los últimos cinco años, Rivera ha recordado cómo el partido nació "de un manifiesto colgado en internet" y ha tirado de números al recordar como Ciudadanos pasó de tener tres diputados en el Parlamento catalán hasta los 93 diputados autonómicos, 1.527 concejales, 32 parlamentarios en el Congreso, tres senadores y dos eurodiputados de la actualidad.

El líder naranja también ha querido mandar un aviso al sector crítico catalán que llega a la Asamblea dispuesto a pelear por mantener el ADN socialdemócrata del partido. "Hay quien quiere quitar la etiqueta de progresista y hay quien quiere que seamos el PSOE cuando nosotros somos el centro", ha remachado.

Rivera intervendrá en la ponencia de valores para rebatir una enmienda que pretende eliminar la etiqueta “progresista” del ideario, pero eso sí, también defenderá que el ámbito de la socialdemocracia desaparezca de la ideología naranja.

Respaldo a su gestión

Rivera ha conseguido un apoyo casi unánime a su gestión ha sido respaldado por 508 delegados que han votado a favor y únicamente ha registrado 15 abstenciones y ningún voto en contra.

El informe de cuentas, que también fue expuesto en abierto por el secretario de Finanzas, Carlos Cuadrado, y votado después a puerta cerrada, contó con 482 votos a favor, 8 en contra y 13 abstenciones. Mientras que la modificación de Estatutos aprobada por el Consejo General para permitir una mayor participación de la militancia en la elección de la dirección fue ratificada por 495 votos a favor, 8 en contra y 15 abstenciones.