Ideal

Tres meses de cárcel y 11.500 euros para dos policías nacionales por agredir a un menor

Tres meses de cárcel y 11.500 euros para dos policías nacionales por agredir a un menor
  • Ambos han sido condenados por "excederse de modo innecesario en su labor de neutralización", a un menor durante una detención

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva ha condenado a tres meses de cárcel y al pago conjunto de 11.500 euros a dos agentes de la Policía Nacional por agredir, "excediéndose de modo innecesario en su labor de neutralización", a un menor durante una detención.

El fallo judicial considera a estas personas responsables de un delito de lesiones, y los absuelve del delito de funcionarios públicos contra otros derechos individuales del que también venían siendo acusados.

Los 11.512 euros corresponden a la cantidad fijada por indemnización a la víctima, con responsabilidad civil subsidiaria del Ministerio del Interior a través de la Dirección General de Policía y Guardia Civil, correspondiendo 7.512 euros a las lesiones causadas y tiempo de curación, y 4.000 euros a las secuelas.

En la causa también fueron enjuiciadas otras tres personas, que iban con el menor cuando sucedieron los hechos; a dos de ellas el juez los absuelve de los delitos de atentado y resistencia a agentes de la autoridad, y al tercero lo condena por éste último delito a seis meses de cárcel y a indemnizar a un agente de policía en la cantidad de 190 euros por las lesiones causadas.

Se considera probado que después de las 2:09 horas de la madrugada del día 31 de julio de 2012, los acusados no policías circulaban a bordo de un vehículo por el Puente Sifón de vuelta hacia Huelva, procedentes del Dique Juan Carlos 1, en compañía del menor agredido y otro joven de 17 años.

A esa misma hora se alertó a varias patrullas de la Policía Nacional sobre la comisión de una presunta sustracción violenta en el dique, cometida por los ocupantes del referido vehículo, por lo que se estableció un dispositivo para interceptarlo, si bien su conductor lejos de obedecer las indicaciones, sin reducir la velocidad continuó su marcha ante la sorpresa de los agentes que se vieron obligados a apartarse para evitar ser arrollados.

Inmediatamente iniciaron su persecución, con la colaboración de otras patrullas, interceptándolo finalmente a unos doscientos metros del Polígono Pesquero Norte, procediendo a practicar detenciones.

El ocupante del asiento delantero derecho, un de los menores de 17 años, se bajó del coche y trató de huir siendo alcanzado por uno de los agentes condenados que un golpe en la nuca le hizo caer al suelo, sobre la valla que separa el carril bici.

Como el menor persistía en su voluntad de escapar, su compañero, el otro condenado acudió en auxilio y entre ambos con sus defensas golpearon repetidamente al menor en la cabeza y diversas partes del cuerpo "excediéndose de modo innecesario ambos agentes en su labor de neutralización personal" causándole numerosas heridas que le generaron secuelas físicas y psicológicas.

El resto de los ocupantes del vehículo fueron detenidos sin resistencia salvo el condenado que causó una herida en la mano y una contusión en el hombro al agente que fue a sacarlo del coche.