Ideal

El Gobierno tomará medidas «proporcionales» a los pasos que dé el independentismo

video

Inés Arrimadas, Soraya Sáenz de Santamaría y Roberto Bermúdez, durante su reunión. / Javier Lizón (Efe) I Atlas

  • No da por aparcado el diálogo con la Generalitat catalana, pero reconoce que da la impresión de que son los propios independentistas los que quieren "reventar" con su "deriva" ese diálogo

El secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro, ha garantizado hoy que el Gobierno no permitirá que se celebre un referéndum ilegal en Cataluña y ha subrayado que tomará las medidas "proporcionales" a los pasos que vayan dando los independentistas.

Bermúdez de Castro ha expuesto la posición del Gobierno después de la reunión que han mantenido la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, y la portavoz de la Ejecutiva Nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas. Una rueda de prensa en la que se ha referido a la noticia de que el Gobierno tiene todo previsto para responder a la posible convocatoria de un referéndum ilegal en Cataluña, que implicaría recurrir al Tribunal Constitucional y, si es necesario, adoptar medidas coercitivas como impedir que se abran los colegios en los que se colocaran las urnas para esa consulta.

Se trata de "hacer que se cumpla la legalidad", ha precisado el secretario de Estado, quien ha querido dejar claro que el Gobierno se va a limitar a obligar a todos a que se cumpla la ley. No ha querido concretar qué tipo de medidas serían porque, según ha indicado, hay que esperar a ver qué pasos da la Generalitat. Así, la respuesta del Ejecutivo será "proporcional" a cada paso que vayan dando los independentistas y a las medidas que vayan adoptando ellos en Cataluña, pero con una idea clara: "El referéndum no se va a celebrar".

De hecho, ha recordado que "cada vez que ellos han tomado una decisión ilegal, al día siguiente el Gobierno actúa", antes de recalcar que el Ejecutivo no tiene un plan prejudicial, pero sí "los mecanismos necesarios" para actuar con la Abogacía del Estado "cada vez que ellos van fuera de la ley". Sobre si el Gobierno da por aparcado el diálogo con la Generalitat catalana, ha afirmado que no hace falta hacerse "una foto" después de cada reunión y ha reconocido que le da la impresión de que son los propios independentistas los que quieren "reventar" con su "deriva" ese diálogo.

Es "su último camino", ha considerado, después de lo ocurrido con el hasta ahora portavoz de ERC en el Senado, Santiago Vidal, que dimitió tras conocerse que había dicho en una conferencia que la Generalitat ya tenía todos los datos de los catalanes, aunque no fuera legal. "Nosotros con Cataluña nos hemos dedicado a buscar soluciones a sus reivindicaciones, pero ellos han demostrado que Cataluña les preocupa muy poco", ha opinado.

Preguntado por la posibilidad de que el Gobierno quite a la Generalitat las competencias en educación para evitar que se abran los colegios si se convocase un referéndum, Bermúdez de Castro ha insistido en que no se puede adelantar ninguna medida antes. En este sentido, tampoco ha querido avanzar si se aplicaría la Ley de Seguridad Nacional. "No sabemos qué medidas vamos a aplicar porque no sabemos hasta dónde van a llegar ellos y, mientras tanto, no sabemos qué medidas vamos a tomar a cada paso fuera de la ley que den ellos", ha reiterado.

Convencido de que al 9N "no se le puede llamar referéndum", sino que fue una consulta a la que acudió "no mucha gente a votar", Bermúdez de Castro ha mostrado su confianza en que en esta ocasión no se llegue al punto de convocar un referéndum. No obstante, ha admitido que puede parecer "un iluso" al pensar que no van a llegar a ese punto y que "ellos no van a forzar tanto la máquina para estar fuera de la ley".