Ideal

Un sector de la CUP llama a la violencia contra el consejero catalán de Salud

Uno de los carteles de Endavant, una de las corrientes más influyentes de la CUP.
Uno de los carteles de Endavant, una de las corrientes más influyentes de la CUP.
  • Nueva enganchada entre los anticapitalistas y la Generalitat

Días después de que la CUP decidiera aprobar las cuentas de la Generalitat, las malas relaciones se han vuelto a instalar entre los anticapitalistas y el Gobierno catalán. La publicación de dos carteles en los que Endavant, una de las corrientes más influyentes de la CUP, a la que pertenece Anna Gabriel, llama a la violencia contra el consejero catalán de Salud, Toni Comín, ha vuelto a tensar las relaciones en el independentismo.

En los carteles, que llaman a manifestarse mañana contra los recortes en el sistema público de salud en Sabadell aparece una enfermera agrediendo a Comín, que tiene la cara ensangrentada. En el otro, también en formato cómic, una manifestante golpea al consejero. "Basta de humillaciones en la sanidad pública, ¡hay que plantarles cara!, ¡crash!", dice el cartel. Endavant firma la llamada y da su apoyo a los trabajadores del hospital de Sabadell. La manifestación es mañana a las 6 en Sabadell.

El Gobierno catalán ha salido en tromba contra la llamada de la CUP. "Debería retirarlo. Es peligroso, cualquiera puede sentirse legitimado con este cartel para tener actitudes violentas. No se puede jugar con esto. La violencia no puede ser un instrumento legítimo en democracia", ha afirmado en Rac-1 Comín.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha expresado en twitter su "vergüenza". "Todo mi apoyo al consejero Comín ante este ataque inaceptable. Hacen un pésimo favor a la causa que dicen defender", ha expresado.

La portavoz del Gobierno autonómico, Neus Munté, ha reclamado que no se haga "banalización de la violencia". "Siento vergüenza e indignación con el cartel", ha apuntado. La polémica ha incendiado la red.