Ideal

Detenido por apropiarse de los bienes de un anciano y alimentarlo con latas

  • Además de vender sus inmuebles, el estafador retiraba cada mes los 1.300 euros de su pensión y sólo invertía una mínima cantidad en alimentar a la víctima

La Guardia Civil de Cádiz ha detenido en Chiclana a un hombre por engañar a un anciano, hacerle firmar un poder notarial a su favor y apropiarse de bienes por valor a más de 400.000 euros, pese a lo cual lo mantenía en una situación de abandono y lo alimentaba a base de latas.

Los hechos tuvieron lugar cuando los agentes encargados del Plan Mayor de Seguridad tuvieron conocimiento de que un anciano de 71 años, con sus facultades mermadas, podría haber sido víctima de una estafa, ya que vivía en una finca rural, sin agua ni puertas ni ventanas, y en un total abandono. La Guardia Civil activó un protocolo para verificar si alguien podría haberse aprovechado del anciano, tras certificar que este hombre contaba con una pensión y, por tanto, debería gozar de una posición económica desahogada.

Los agentes acudieron a la vivienda y descubrieron la precaria situación en la que el anciano residía, quien había sufrido, además, varias amputaciones de dedos de los pies por una diabetes que no se trataba. Fue entonces cuando la víctima relató a los agentes que sólo comía latas de comida que le traía un amigo, Agustín, quien, según les contó, era la persona que llevaba sus asuntos y le traía al mes unos 50 euros de su pensión.

Los guardias civiles llevaron a un centro de salud al anciano, quien quedó ingresado para su tratamiento y recuperación, mientras se inició una investigación para aclarar el origen de esta situación.

Un poder notarial

Esas pesquisas permitieron destapar que Agustín, supuesto amigo del anciano, contaba con un poder notarial que le confería facultades ilimitadas sobre los bienes de la víctima, lo que le había permitido vender un piso en la localidad vecina de San Fernando, en una operación por la que el verdadero dueño de esas casa no recibió ni un solo euro. Agustín también hipotecó la finca donde vivía el anciano en Chiclana, pero no hizo frente a los pagos, lo que explica que sobre ella pesara una orden de embargo.

Los guardias civiles constataron que Agustín retiraba cada mes los 1.300 euros de la pensión del anciano, y sólo invertía una mínima cantidad en sufragar las latas de comida que sustentaban la alimentación de su víctima.

Después de recuperarse, los agentes tomaron declaración al anciano y procedieron a la localización y detención del supuesto estafador, Agustín D.F., tras constatar que había obtenido hasta 160.000 euros por vender el piso de San Fernando. El juzgado mixto número cuatro de Chiclana ya ha tomado declaración a Agustín, en calidad de detenido.