Ideal

El terrible giro en el caso de Diana Quer: los investigadores se temen lo peor

  • Según informa 'Esdiario', vuelve a recobrar fuerza la hipótesis de que el teléfono fuese lanzado con batería a la ría de Arousa e intensifica el interés sobre los feriantes

El caso Diana Quer ha vivido en las últimas horas el enésimo revés, después del reciente cambio de rumbo por una discoteca, el descubrimiento que hizo replantear el caso. Los investigadores han regresado a los orígenes de la investigación y centran una vez más las miras en un individuo considerado “de interés” sobre la búsqueda. Una persona que “no augura nada bueno” para que la historia de la joven tenga un final feliz. El motivo que se intenta esclarecer tiene como base la batería del teléfono de la desaparecida y hace referencia a la hipótesis que sitúa la incógnita sobre los feriantes.

Así lo recoge ‘ESdiario’. Según este medio, la Guardia Civil ha dado un paso atrás en el caso para conseguir un avance. Se han centrado en los últimos movimientos que registra el iPhone blanco de Diana Quer, que fue localizado a los pies del viaducto de la ría de Arousa por el que transcurre la autovía AG 11 por la Barbanza coruñesa.

El terminal recoge visitas a determinadas páginas webs a través del navegador Safari, los mensajes de WhatsApp enviados a amigos suyos ya conocidos, donde alertaba de la presencia de “un gitano” y también que su intención era la de regresar a casa para “cargar el móvil”. La vieron andando en las inmediaciones de una discoteca abandonada camino a casa.

El equipo mixto conformado por los miembros de la Policía Judicial y la Unidad Central Operativa considera que el dispositivo no llegó a apagarse por la escasez de energía sino por su propio contacto con el agua. Lo lanzaron desde la carretera a la ría, impidiendo su uso a Diana Quer. Ahora se ha intensificado el interés por una serie de líneas de investigación que nunca fueron descartadas pero que sí perdieron fuerza, como las declaraciones de los sospechosos. Apuntan de nuevo a los feriantes que trabajaban durante la noche de la desaparición en A Pobra de Caramiñal. Ya se les había tomado declaración.

Según se asegura desde el medio citado con anterioridad, los especialistas temen lo peor, descartan la hipótesis del secuestro prolongado e incluso reconocen haber perdido toda esperanza de encontrar a Diana Quer viva. Mientras, otras hipótesis aún abiertas siguen sin ser descartadas.

A esta situación se llega justo después de trascender la existencia de un nuevo e importante hallazgo que ya indicaba la posibilidad de que la joven hubiese sido raptada.