Ideal

Sánchez anuncia su candidatura a las primarias para «virar a la izquierda al PSOE»

video

Pedro Sánchez en Dos Hermanas, Sevilla. / Julio Muñoz (Efe) | Vídeo: Atlas

  • «Bienvenido al debate, ahora toca confrontar proyectos y dejar que los militantes decidan», escribe Patxi López

  • Los críticos con la gestora logran reunir a unas 2.000 personas en Dos Hermanas (Sevilla), el feudo de Susana Díaz

"Llegó el momento en que con nuestro voto la militancia diga alto y claro que la militancia es la única autoridad del partido". Con estas palabras, el ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez ha anunciado esta mañana en Dos Hermanas (Sevilla), el “corazón del socialismo andaluz”, que optará a liderar el partido, presentándose como el candidato de la militancia y las bases. Sánchez ha planteado que las primarias serán un plebiscito con solo dos opciones, el representando por el aparato, que facilitó la abstención a favor del PP y “dejó al PSOE en tierra de nadie”, o su proyecto “autónomo, de izquierdas, libre y creíble”.

Desde primera hora de la mañana los afines a Sánchez habían estado alimentando la posibilidad de que Sánchez anunciara, precisamente en el territorio de su principal adversaria, Susana Díaz, su candidatura. Y aunque tenían previstos varios escenarios para dar imagen de apoyo multitudinario, no ocultaban su temor por el resultado de la convocatoria. Finalmente, en cuanto comprobaron que los simpatizantes habían respondido –acudieron unas 2.000 personas- optaron por trasladar el encuentro al auditorio exterior del Parque Tecnológico y empezaron las sonrisas cómplices que denotaban que el momento había llegado.

Sánchez no defraudó, y enarboló de nuevo la bandera del “no es no” frente a quienes han dejado al PSOE como “subalterno de la derecha”. Arremetió contra los barones y el aparato socialista por defender que la crisis de liderazgo se tiene que resolver “con candidatura única, a la vieja usanza y por arriba”. En este escenario, reclamó dar la voz a “aquellos que no fueron oídos para decir que no al PP”, recordando que ya el fundador del PSOE Pablo Iglesias consultaba a la militancia y que así debe ser también en los nuevos tiempos.

El exsecretario general, aplaudido por una multitud que abucheó a Felipe González por “judas” (su sobrino estuvo presente en el acto), animó entonces a los militantes a “tomar las riendas de nuestro destino y votar por la renovación” y a favor de un partido “abierto, autónomo y de izquierdas, sí, de izquierdas”. En este punto, insistió en que su adversario natural son las políticas neoliberales de la derecha, criticando cualquier apoyo a las mismas y defendiendo que su proyecto pasa por “unir primero al PSOE y después a la izquierda para derrotar a la derecha”.

Sin referencias a Patxi López

Sánchez no se refirió en ningún momento a Patxi López, y solo mencionó que la gestora también apoyará a un candidato, en alusión a Díaz. Frente a ellos, dijo que su candidatura buscará la unidad, para matizar a continuación que “la unidad solo se construye sobre el voto de la militancia”. Una militancia a la que hizo responsable de las principales políticas socialistas llevadas a cabo: la sanidad universal, la educación pública, la dependencia. “Sois la militancia quienes las hacen posible con vuestro compromiso”.

El exlíder socialista no dudó en marcar diferencias con la gestora y la oficialidad del PSOE, a los que acusó de dañar la credibilidad del partido y de su programa de gobierno al dar paso al PP, o poner en riesgo el voto del PSC en la elección del nuevo líder de la formación. Así, consideró que la gestora “se equivocó” al facilitar el paso al PP porque “en lo fundamental nada ha cambiado”. “Queremos volver a la senda que nunca debimos abandonar, un PSOE autónomo y creíble, porque somos la alternativa, no los subalternos”, dijo lamentando además que actitudes como no respetar al secretario general, en alusión al comité federal de octubre, “lo que hacen es debilitar al partido”.

Sobre el PSC, Sánchez exigió a la gestora que no “debilite” los lazos de hermandad entre ambas federaciones, y aseguró que “los socialistas catalanes tienen todo el derecho a votar en las primarias”. Por eso, se comprometió a que si sale elegido secretario general, los militantes del PSC tendrán derecho a participar en la vida orgánica del partido “con voz y voto, sin necesidad de rogar nada”.